Tiendas en MLC, solución de emergencia

Tienda Variedades. Foto: Internet

“Agárrate cuando vuelvan los catres…”, lo escuché sin fisgonear, estábamos en la parada de la guagua y quienes me antecedían conversaban sobre las Fiestas Pineras que tanto se animan con los vendedores ambulantes exponiendo sus mercancías en catres, recurso muy de feria que la última vez trajo precios “por las nubes” al decir de cualquiera.

Entonces aquellos “merolicos” adquirían sus productos al cambio en Cadeca, cuando todos teníamos la misma opción, y sin embargo uno de sus chupa-chupa costaba 20 pesos. ¿Cómo será en la próxima vuelta, poscovid, cuando los adquieran previamente al precio de la MLC como ahora circula en la calle? “¿Cuál será el precio de uno de sus chupa-chupa, ¡cuéntame!?”

Pero no anticipemos lo que avizora esta perspectiva no tan inmediata, centrémonos en la situación actual, a partir de la unificación de la moneda cubana. Desapareció el “chavito” y de sus raíces, como las del marabú, surgió una nueva moneda fuerte, solo que esta no se encuentra al alcance de todos.

En consecuencia, unos pueden lo que otros no; y se genera disgusto en la mayoría, incrementado porque algunos de quienes tienen esa posibilidad –no todos– lo están convirtiendo en el gran negocio del día a día: hacen las colas cuantas veces quieran sin recibir el mote de coleros, acaparan, revenden productos o monedas y ponen los precios porque solo ellos tienen en la mano lo que usted precisa.

Hasta ahí la situación actual, nada alentadora, por cierto.

Pero cometeríamos un error inexcusable si la consideramos como definitiva. Las tiendas en MLC no creo que llegaran como el nasobuco, para quedarse; son la consecuencia de un momento muy tenso en que las entradas de divisas al país, por las vías convencionales, son extremadamente limitadas o han desaparecido de momento.

Sin embargo, hay que continuar pagando el petróleo, la leche en polvo, los componentes químicos de las medicinas y vacunas que elaboramos, e incluso se llega a extremos como los del pollo: hay que pagarlo en divisas y por adelantado. ¡A Cuba no se le conceden créditos! Nada importa que estemos en medio de una pandemia ni que los precios de los productos, algunos tan imprescindibles como el trigo, se hayan incrementado varias veces o hayan dejado de ser adquiribles por una u otra razón, mayormente porque enemigos muy poderosos acapararon la producción para los suyos o para manipular el comercio internacional.

Ante esa situación, ¿qué puede hacer el Gobierno cubano?¿Qué haría usted para continuar respirando y no rendir sus banderas? ¿Entregarse, o aplicar soluciones de emergencia, coyunturales, como las tiendas en MLC?

De una cosa puede estar seguro: nuestro Gobierno está al tanto, muy al tanto, de la situación que enfrentamos. Usted mismo, si lo duda, puede comunicarlo directamente a las más altas instancias, que para eso están habilitadas todas las vías, incluyendo el correo electrónico. Mal encaminados están quienes consideren que no se lleva cuenta de su accionar negativo. ¿Podrán medrar por tiempo indefinido? Más les vale que ni lo piensen.

Isla de la Juventud Opinión

One Reply to “Tiendas en MLC, solución de emergencia

  1. Compañero periodista, la solucion no esta en crear las tiendas MLC. Si hay tanto problema de desabastecimiento es por la mala planificacion arriba, para nadie es un secreto que el año anterior y los que va de este, se ha invertido mas de 50% en el servicio empresarial , actividades inmobiliarias y de alquiler..(construccion de hoteles o relacionado con turismo)
    este año solo el 2% para ganaderia,agricultura y sivicultura, sumale el 0.3% la pesca, el 0.5% de la azucar…
    Cree uste necesario que en plena pandemia se gaste tanto en hoteles nuevos, en plena pandemia??
    la solucion esta en nuestras manos, pero invirtiendo en lo que afecta al pueblo , en los sectores que le afecta..
    no viviendo de las remesas que le envian a unos….
    fuente tomada de la pagina de la ONEI http://www.onei.gob.cu/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *