Sorprendidos con las manos en la cola

Cuatro pescadores furtivos del municipio matancero Pedro Betancourt fueron sorprendidos por las Tropas Guardafronteras en los mares al este de la Isla de la Juventud con 20 sacos de colas y masa de langosta, especie actualmente en etapa de veda, a bordo de su embarcación dedicada a la pesca deportiva/recreativa.

Foto: Jorge Alfredo Chales Urquiza

A una tonelada y media asciende este ilegal cargamento del crustáceo que de inmediato fue conducido a puerto pinero, decomisado junto al barco y considerado una seria afectación no solo en lo económico, por tratarse de un importante producto exportable altamente demandado en el mercado internacional y cuyos ingresos se destinan a financiar diversos alimentos importados para la población, sino también por ocasionar serios perjuicios a la fauna marina en una zona protegida.

Así lo significó Leudis Cabrera, jefe de la Oficina de Inspección Estatal en el territorio, quien significó la magnitud de las violaciones cometidas y lo reprochable de ocurrir en la compleja situación epidemiológica actual de enfrentamiento a la COVID-19 y de serias limitaciones para el país.

Foto: Jorge Alfredo Chales Urquiza

Los implicados, a quienes se les inició proceso de instrucción penal, tienen la agravante luego de ser arrestados de ofrecer uno de ellos 1 000 dólares a cambio de que los dejaran irse hacia su territorio, según narró el Capitán Dilber Reyes Ricardo, participante en el operativo, y resaltó la firme respuesta de las autoridades de rechazar el despreciable intento de soborno y cumplir con ética y respeto su deber.

Uno de los infractores, Jorge Luis Díaz, dijo estar arrepentido y consciente de que sobre ellos caerá el peso de la Ley.

Foto: Jorge Alfredo Chales Urquiza

 

 

Jorge Alfredo Chales y Elba Salazar

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *