ANIVERSARIO 190 DE NUEVA GERONA

¿Qué impidió la sorpresa el 26 de julio de 1896?

La fortaleza a tomar era el Cuartel de Caballería en Nueva Gerona.

El túnel de la antigua Villa de las Aguas Termales iba, atravesando la calle, desde el hotel Santa Fe hasta el recinto militar que le quedaba en frente: el Cuartel de la Guardia Civil. Baluarte que el 12 de mayo de 1896, dos meses antes del levantamiento armado del 26 de julio, según detalla un pormenorizado informe militar, tenía comunicación por teléfono con su homólogo de Nueva Gerona.

Aquel levantamiento se conoce como de “Evangelina Cossío” porque el encanto de su figura adolescente se usó mucho para convertirla, mediando la propaganda norteamericana, casi en una mártir de la barbarie española: La Juana de Arco de América. Sensibilizaban así a la opinión pública de su país para lograr que cuando se produjera la inminente intervención de los marines nadie pusiera reparo a la “noble y legítima acción salvadora”.

Más de lo mismo, desde la noche de los tiempos.

Los patriotas cubanos, salidos en su mayoría de Santa Fe para levantar el machete mambí contra el león ibero, ¿a qué podían aspirar en realidad?

El informe del general de brigada don José Oliver, escrito al concluir su inspección a Isla de Pinos, resulta la fuente documental más segura para dilucidar esta incógnita. Se conserva en el Archivo Nacional de Cuba, en perfecto estado, y nos entera con todo detalle de cuál era aquí el verdadero poderío español.

La fortaleza a tomar era el Cuartel de Caballería construido en 1850, parte de cuyas zapatas ya muy ruinosas pueden verse todavía detrás del seminternado Josué País, en Nueva Gerona. Allí se guardaban las armas de los Voluntarios y la Compañía de Artillería, 157 en total. Según el general inspector, armas en mal estado, con escasas municiones casi en su totalidad.

Los hombres destinados a utilizarlas, los integrantes de la Brigada Disciplinaria, se alojaban dentro del cuartel; de estos, solo 18 cumplían con regularidad sus deberes como soldados. También residían allí de forma permanente 21 alistados que comandaba un primer teniente, integraban el Cuerpo Militar de Orden Público.

En total, unos 40 hombres que no estaban ni mucho menos todo el tiempo sobre las armas, ni en el reducto.

En Nueva Gerona había, además, un Cuartel de la Guardia Civil ubicado en la actual esquina de 37 y 26, con guarnición de 12 hombres, pero dotado de teléfono. Y en esa época, julio de 1896, en comunicación directa con su homólogo, el de Santa Fe.

Por eso, si descartamos una traición o la zapa del espionaje, quizá no estemos apartándonos un ápice de la verdad histórica al conjeturar que los españoles tuvieron la noticia con tiempo suficiente. Tanto como para reunir sus fuerzas, emplazarlas de la manera más conveniente y esperar con la ventaja de su parte al violento encontronazo del ataque insurrecto.

Gracias a su teléfono, no hubo para ellos sorpresa alguna.

26 de Julio 2020 Historia Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *