Pepino todo el año y con historia

Fue Cristóbal Colón quien, en su segundo viaje, trajo las primeras semillas de pepino al Nuevo Mundo. Esta es una planta anual, rastrera, aunque bien equipada para trepar, por ello si usted no dispone de un pedacito grande, puede amarrarla a tutores y guiarla hacia arriba en su crecimiento. Obtendrá, además, mejores frutos. Estos varían en tamaño y color, según la variedad, desde verdes hasta amarillos.

Entre las propiedades nutritivas tienen especial importancia su elevado contenido de ácido ascórbico, la presencia de vitaminas C, A, B2 y B3, así como el ser un alimento rico en calcio, hierro, sodio, fósforo y potasio.

Requiere terreno fértil; si el suyo no lo es, agréguele abono orgánico.

Puede cultivarse casi durante todo el año, excepto en junio, julio y  agosto. Las siembras tempranas se hacen en octubre –y puede recoger a finales de diciembre–, también en noviembre, mientras que las tardías son en diciembre o enero.

Las semillas deben ser frescas y de buena calidad, de frutos bien maduros. Al sembrarlas, deposite cuatro o cinco cada metro y medio aproximadamente, en cuadro, tanto al frente como a los costados. Cuando las plántulas alcancen tamaño para distinguir las fuertes de las débiles, elimine estas últimas y deje dos o tres en cada plantón.

¿Cuidados culturales? Se reducen a eliminar las malas hierbas, mantener el suelo con buena humedad y eliminar de forma manual plagas y hojas enfermas. La recolección puede comenzar a los 60 días, debiendo recogerse los frutos tiernos, poco antes de madurar sus semillas; no deben arrancarse, utilice un instrumento cortante.

Nuestra Isla –un detalle histórico–, sobre todo Santa Fe y La Tumbita, exportó mucho pepino a Nueva York, Chicago y Cayo Hueso. Los frutos eran recogidos, clasificados y envasados en la gran nave donde ahora radica el taller de la Base de Ómnibus. Al poco tiempo ya estaban a bordo de aviones en el aeropuerto santafeseño.

Sin embargo, y como denunciara en esa época la letra de un sucu suco: A la cosecha de los pepinos/Se le ha cogido un buen dineral/ Pero los pobres de Isla de Pinos/No se han quedado ni con un real.

Historia Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *