La casona de Serafín: centenaria y majestuosa

Foto: Archivo

Hoy es una atracción visual para pineros y visitantes que arriban a la terminal marítima, la majestuosa e imponente antigua “casona de Serafín”, situada en calle 24 entre 33 y 35, antigua esquina Benito Ortiz y calle del Río, y en la actualidad llamada por algunos la gran casa del inglés.

Fue construida en 1911 por su primer propietario, Serafín Fernández y García del Prado, uno de los participantes del levantamiento independentista que tuvo lugar en la entonces Isla de Pinos el 26 de julio de 1896.

Foto: Archivo

En 1912 se instala en la vivienda junto a su familia, posteriormente en el período de 1916 a 1920 asume la alcaldía de Isla de Pinos y en 1925 se convirtió en ingeniero y llegó a ser jefe de Obras Públicas.

Falleció el ocho de mayo de 1954 y queda al frente de la casa su hijo Andrés, en esta etapa al inmueble se le conoció como La Casa de la Coca Cola y después fue trasmitida en propiedad a su bisnieto Serafín que en el año 2015 la vende y deja de pertenecer a la familia originaria que siempre la habitó.

Foto: Gerardo Mayet Cruz

A 109 años de su construcción la casa continua igual, se le realizó una restauración capital en el 2015 por parte de sus actuales dueños, un matrimonio de una pinera y su esposo inglés, en la cual la oficina de Planificación Física y el Departamento de Patrimonio Municipal siguieron de cerca todo ese proceso, garantizando que se mantuviera su valor cultural, histórico y patrimonial, hasta lograr el resurgimiento de su esplendor.

Con un total de 14 columnas distribuidas en su largo portal en forma de L, la edificación resulta una de las más atractivas de la ciudad, popularísima entre los amantes de la fotografía en su mayoría adolescentes y jóvenes, que llegan hasta sus portales por las impresionantes y coloridas luces que proporcionan excelentes efectos.

Por las noches muchas son las personas que se enternecen por sus pilastras de estilo barroco antillano decoradas mediante relieve evocando las tradiciones.

Pocas son las casas e inmuebles que aún permanecen con su estructura idéntica a la original, por lo que resulta de gran interés mantener su conservación y así reforzar la identidad cultural y patrimonial de la localidad.

Según asevera la especialista de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos del Centro Municipal de Patrimonio Cultural de la Isla de la Juventud, Beatriz Gil Sardá, se prevé la colocación de una placa acreditativa que rememore al patriota que allí vivió y destaque la importancia del sitio que da luz a la ciudad de la que forma parte y más en estos días en que está cumpliendo su aniversario 190.

(*) Estudiante de Periodismo

190 Aniversario Nueva Gerona Historia Huellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *