El poder sanador del arte y el amor

Los infantes junto a sus familiares disfrutaron de la fiesta. Foto: Víctor Piñero Ferrat

No muchas cosas se comparan al infinito dolor de tener un hijo enfermo y más si es de una severa patología, pero la vida con sus tonos rosas en cada nuevo día nos regala la certeza de que existen personas capaces de transformar, aunque sea por unas pocas horas, nuestra realidad en felicidad.

Así les sucedió a los pacientes de oncopediatría y a sus familiares en la mañana de este sábado, cuando los trabajadores del policlínico Leonilda Tamayo Matos, ubicado en el reparto Abel Santamaría en la ciudad de Nueva Gerona, les prepararon una fiesta a propósito de las celebraciones en Cuba por el Día de la Oncopediatría.

El salón de fiesta del Nuevo Virginia, más conocido como Rumbos, se convirtió en escenario para la actuación de varios proyectos infantiles, artistas aficionados y La Colmenita Pinera.

La doctora Daylín González Izquierdo y el resto de los organizadores, se sienten realizados al concretar actividades como esta. Foto: Víctor Piñero Ferrat

“Aquí estamos los trabajadores y por supuesto con el sentir de todos aquellos que han querido aportar su granito de arena. Como ustedes han podido ver de qué manera todas las empresas y las instituciones del Municipio se han hecho parte de este sueño tan precioso y especial para ellos, pero para nosotros también”, declaró en entrevista Daylín González Izquierdo, especialista en pediatría y cardiopediatra, una mujer con una exquisita sensibilidad y que por sobre todas las cosas ama la niñez y la vida.

Especialistas, familiares, amigos y representantes del Ministerio del Interior y la Agricultura disfrutaron junto a las 24 niñas y niños dispensarizados del Municipio, de una actividad donde no faltaron las historias, la canción, la danza y la representación teatral.

Acerca de los pequeños que pertenecen al programa comunitario Casita de Chocolate, González Izquierdo, explicó:

“Tenemos esa cifra, lo cual no quiere decir que no existan otros que todavía no se les ha hecho el diagnóstico o que están en vía de hacérselo porque por lo general se hace en La Habana y luego regresan acá; puede ser que haya un poquito más, pero estos son los que tenemos hasta ahora.

“El 13 de febrero fue designado como el Día de la Oncopediatría a nivel nacional ya hace algunos años y nosotros esta vez corrimos un poco los días para reunir a un mayor número de infantes.

“Todos los años lo hacemos y nos hemos propuesto que cada vez sea algo así, diferente, porque son niños que necesitan socializar,  personalizar un poco más a las personas que los ayudan más allá de las mamparas; verlas, tocarlas y formar parte de la alegría que nos invade.

“Estamos aquí los especialistas, las instituciones de Salud Pública que están en función de ellos, la familia…; es una fiesta donde se incluyen las personas que durante mucho tiempo los están ayudando y protegiendo”.

En la linda fiesta no faltó el talento del Sistema de Casas de Cultura, siempre dispuesto a contribuir en obras como esta donde primó el agradecimiento a quienes con tanto desvelo hicieron posible que una vez más la alegría anidara en los corazoncitos de unos pequeños que bien saben del poder sanador del arte y el amor.

Niñas y niños aficionados actuaron para los pequeños pacientes de oncopediatría. Foto: Víctor Piñero Ferrat
Isla de la Juventud
Yojamna Sánchez
Yojamna Sánchez

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *