Domingo esperanzador

El domingo nunca ha sido uno de mis días favoritos, de hecho le tengo mala voluntad por resultarme monótono. Este 24, sin embargo, me sorprendió.
Yo no fui de las que madrugó para estar entre los primeros en mi
colegio electoral porque a decir verdad, el horario en que llegara no
afectaba, mi voto ya estaba seguro y pese a su importancia, pensé que en el plano personal sería tan solo un domingo más.
Sobre la una de la tarde o quizás las dos -no logro recordar-
finalmente me dispuse a plasmar en papel mi apoyo a la continuidad de este proceso emérito que es la Revolución Cubana.
Fui convencida de que mi Sí, aunque pequeño, casi ínfimo, era un
aporte necesario para construir una sociedad más parecida a su gente y su tiempo no porque lo repitieran hasta el cansancio en los medios o lo enarbolaran como consigna, sino porque, tal y como un día dije Yo soy Fidel, este domingo Yo fui el pueblo y mi voto era su reflejo.
Tras estudiar y debatir el proyecto y luego leer y analizar lo aprobado no puedo decir que estaba conforme, aplaudí lo inclusivo de muchos artículos y con otros aun no concuerdo, pero sé que son el resultado de las experiencias, intereses y necesidades de Cuba toda, donde convergen criterios e historias tan disímiles que harían imposible la conformidad individual absoluta.
Pero mi sorpresa de domingo vino cuando -tras revisar el largo
listado porque mi nombre no aparecía-, comprobé que casi la totalidad de los espacios para firmar certificando la asistencia a las urnas estaban completos.
Desde los jóvenes hasta los más ancianos, un mar de pueblo había refrendado su apoyo y yo no pude más que sentirme engrandecida. En ese momento olvidé que mi voto era pequeño, casi ínfimo, pues era evidente que como el mío había miles, y contra ese destello esperanzador, ninguna amenaza empaña el orgullo que sentí.
Este domingo 24 pasará a la historia y yo, como tantos, habré sido
parte de ella, imposible sentirlo como un día más.

Isla de la Juventud Referendo Constitucional
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *