Cuando el ahorro cuenta

Cual centro de mesa hemos ubicado el ahorro en el hogar como una de las principales prioridades, y no se trata de una cuenta bancaria, sino del consumo eléctrico, a partir de las nuevas tarifas implementadas con la Tarea Ordenamiento.

Desde su anuncio el pasado mes de diciembre cada cubano estuvo atento a los kilowatt/hora (kW/h) consumidos; todos esperaban ansiosos la llegada en febrero de la correspondiente notificación de la Oficina Comercial de la Empresa Eléctrica.

Para satisfacción en casa, el esmerado cuidado con las luces encendidas de manera innecesaria, el lavado y planchado de la ropa una vez por semana, entre otras medidas, traían alentadores resultados: un consumo de 180 kW/h para un importe de 129,40 pesos.

Hace alrededor de dos meses con algo de temor muchos hicieron sus cálculos con el apoyo de la apk Útil Une e incluso atentos a cada Mesa Redonda en que Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, explicó, con mesura y paciencia, los cambios venideros como parte de este inédito proceso que busca revertir la compleja realidad económica de la nación.

En ese entonces el dolor de cabeza causado por la preocupación de replantearnos las costumbres en el consumo, tuvo el alivio de recibir una modificación en los costos hasta los 500 kW/h, franja de consumo que beneficia al 97,8 por ciento de la población en el  país.

Aunque algunos ya éramos asiduos al ahorro era tiempo de implementar nuevas medidas tras un año marcado por el teletrabajo, un verano muy caluroso y los niños en casa las 24 horas de los siete días de la semana…, eran televisor, luces y ventiladores sin límite que debían de parar.

La matemática se convirtió para unos cuantos en un ejercicio casi diario, el ahorro más que en cualquier otra etapa difícil del país se convertía en una cuestión a tratar con suma seriedad por las familias, las cuales, además, han de asimilar que la tarifa debe ser pagada de manera tan colectiva como se consume la electricidad.

Si bien las bajas temperaturas de los meses invernales contribuyeron a la reducción del gasto eléctrico en enero tras prescindir en esta época de aires acondicionados, splits o ventiladores, es imprescindible irse acoplando a la nueva dinámica, en la cual si se sobrepasan los 500 kW/h los costos superarán los
1 500 pesos.

Claves en este proceso, que cambia y ordena, incitándonos a repensar la cotidianidad y el valor de nuestro dinero es la responsabilidad tanto individual como colectiva de apegarnos a la campaña por el uso racional de la energía, desplazar el uso de los equipos electrodomésticos fuera del horario pico y encender solo las luces necesarias.

Aunque todavía los cambios constituyen preocupación para quienes cocinan de forma exclusiva con electricidad, ordenarnos en ese sentido contribuirá en gran medida a no tener “eléctricas sorpresas” al recibir la cuenta mensual, ni en casa ni en el país.

Isla de la Juventud Opinión Ordenamiento
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

One Reply to “Cuando el ahorro cuenta

  1. Sería apropiado revisar la tarifa de electricidad que sigue siendo muy alta para aquellos nucleos con varias personas, menores y limitaciones en los ingresos. Se ha beneficiado al sector estatal con tarifas de un máximo de 3 pesos y pico el kw que pueden también usar para su consumo doméstico. Por ello sería justo y congruente que para el resto de la población que consume de 300 kw o 400 kw en adelante se le aplique una tarifa menos alta que la actual. Consumir 500 kw al mes no debe costar más que los 1528 pesos de la canasta básica. Esto ayudaría a enfrentar los largos meses de calor que ya casi comienzan sin afectar la calidad de vida de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *