Celebración de compromiso

El Día del Historiador Cubano este primero de julio lo celebran en primera línea los profesionales pineros que desde la investigación, la enseñanza y la divulgación profundizan en las claves del devenir patrio, preservan el patrimonio de la nación y defienden su legado.

En reciente declaración su unión nacional, también conocida por la UNHIC al calor del análisis del trabajo en los últimos cinco años, alerta que en momentos en que los “enemigos de nuestro proyecto político, encabezados por EE.UU…, intentan socavar convicciones y valores que los cubanos hemos forjado a través de los siglos” y se “nos invita, incluso, a olvidarnos de la historia…”, corresponde ratificar el compromiso con el pueblo y sus tradiciones de lucha.

En ese empeño los historiadores pineros amplían sus investigaciones en la Historia local, intercambian con trabajadores y comunidades, mejoran el funcionamiento de la filial de la UNHIC, rememoran los acontecimientos vinculados a la innegable cubanía del terruño –que el imperio pretendió anexar–, rescatan pasajes y sitios testigos del arraigo patrio en la ínsula, organizan recorridos por lugares representativos de las transformaciones relacionadas con la proclamación de la Isla de la Juventud hace cuatro décadas, y promueven reflexiones actuales y multidisciplinarias de un pasado que alecciona para el futuro.

Pero no son razones meramente profesionales las que lleva a celebrar el día instituido para homenajear a los historiadores cubanos, en recordación a la fecha en que se otorgó en 1935 la condición de Historiador de la Ciudad de La Habana al Dr. Emilio Roig de Leuchsenring, destacado investigador de nuestras raíces y promotor de los congresos de la especialidad, sino el orgullo de ser patriotas de la Revolución triunfante y martiana liderada por Fidel, que continúa la iniciada hace 150 años de lucha indetenible.

Como organización social, no gubernamental, de carácter científico y profesional, la Unión de Historiadores está convocada a un combate vital para la supervivencia de un proceso sin precedente que lo abarca todo, hace a las masas protagonistas de sus conquistas y que ha tenido la dicha de ver como los fundadores de la actual etapa pone las banderas en manos de las nuevas generaciones comprometidas con el heroico legado.

 

 

Otras de la Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *