La familia Sardá y la Finca "El Abra"

Pintura de SardáJosé Marí Sardá Gironella fue un hombre destacado dentro del gobierno español, era amigo personal del Capitán General don Antonio Fernández y Caballero de Rodas. El mismo que le hace la propuesta a Céspedes para que se entregue ya que ha secuestrado a su hijo Oscar.

José María tuvo una personalidad económica en La Habana y Nueva Gerona. había nacido en Tarragona, Cataluña y había venido a Cuba como Coronel de las Tropas de Ingenierías. Aquí estudió y se graduó de Maestro de Obras y Construcción, es uno de los primeros graduados en esa enseñanza, en La Habana. Por ser español se le prefería para encargársele determinadas construcciones, especialmente militares, labor que hoy realiza un arquitecto. A él se le debe la construcción de:
  • La plaza del Polvorín (hoy tienda Yumurí)
  • La plaza del Vapor (Museo de Bellas Artes)
  • La cerca de la Quinta de los Molinos, que no es la que hay hoy en día porque debió correrse para atrás para agrandar la calle pero se conservan las lancitas.
  • Hotel frente a la Real Casa de Beneficiencia y Maternidad (hoy hospital Ameijeiras) que fungía también como escuela para jóvenes.

Fuerte y cercana debió ser la amistad de Sardá con el Capitán General ya que se le encargaban tan importantes construcciones. Como vive frente a lal Real casa de Beneficiencia conoce a la joven mulata. María Trinidad Basilia Josefa Valdés Amador, su padre la había llevado allí ya que la madre murió en el parto y él tiene pocos recursos. Por eso lleva el apellido de la Real Casa: Valdés, y Amador, el de su padre. Germina el amor entre ellos y se casan en la Capilla de la Real Casa. Sus hijos nacen el La Habana, Yaguarama (Cienfuegos) y el resto en Isla de Pinos adonde ella le pide venir. Tiene ocho en total: Catalina, Rosita, Juan de Mata, José Regino, Domingo, Carmela, José Elías y Conchita, Cuando Martí vive con ellos había 5, Catalina la mayor de 12, hasta Diego, de meses.

Finca El AbraEn 1868 Sardá había comprado la finca en la Sierra de las Casas, junto a 12 caballerías de tierra, poseía magníficas condiciones naturales y acueductos que mediante la fuerza de gravedad hacía bajar el agua del manantial. Las tierras contaban además con sembraríos de maíz, algodón, algo de tabaco y café, arroz por el lomerío aunque el mejor negocio eran las ricas canteras de mármol rosado, un horno de cal y una fábrica de almidón, de ladrillos y tejas. Contaba la finca con 50 esclavos y una veintena de presos políticos deportados.

Sardá había comprado esta finca por cuidar la salud de uno de sus hijos que era asmático y este clima le sentaría. En un año el construyó la casa de vivienda que según investigadores es única en Cuba ya que es una transculturación de una masía catalana. Casa grande de dos plantas con pocas y pequeñas ventanas por el frío, donde la familia reside arriba y en la primera planta se acomodaba a los animales. cama y cuarto donde durmió MartíPero él le hizo transformaciones, le agregó un ala lateral con un fresco granero arriba donde se conservaba tabaco, granos y otros comestibles y abajo otras habitaciones donde se alojaban las visitas -como el primer cuarto donde fue alojado el joven Martí- un cuarto de costuras y al final un cuarto de baño para bañarse solamente con una especie de tina a la que se llegaba después de 3 escalones y tenía una llave en forma de pato. La casa tenía un sistema de acueducto tan bueno que aún funciona sin dificultad.

La finca conocida desde entonces como El Abra, porque está al pie de la grieta que forma la elevación del mármol, fue el cómodo hogar de los Sardá, con un área de laboreo, otra de producción de cal, y piedras y fundamentalmente una fábricas de tejas cuyos restos pueden verse hoy. Cerca estaba el barracón, albergue de sus trabajadores que era una dotación fundamentalmente de chinos.

Frase Martiana

todo hombre tiene el deber de cultivar su inteligencia, por respeto a si propio y al mundo.


O.C. Tomo 18, página 390.