Sacarle mayor provecho a la tierra, tradición familiar

Mariano estima cosechar de 120 a 150 toneladas de calabaza. Foto: Yesmani Vega Ávalos

Recorrer las 20 hectáreas de tierra sembradas de calabaza por Mariano García Soto, productor de cultivos varios, leche y ganado mayor, deja claro el por qué plantar este cultivo es una tradición familiar. Recuerda que desde pequeño aprendió muy bien los secretos de cómo sacarle mayor provecho a la tierra y vaya que lo asimiló.

Hoy la vista no alcanza para calcular hasta dónde llegan los surcos poblados con el verde y amarillo de la cucúrbita maxima, cuyos frutos ya reclaman la atención de todos, gracias a que dichas plantas gozan de excelente salud y buena parición gracias a la esmerada atención de Marianito –como se le conoce– y sus hombres.

El dedicado laboreo augura buenos rendimientos y aunque a García Soto no le gusta vaticinar resultados, estima que allí podrían cosechar de 120 a 150 toneladas de esa vianda que, según los cálculos, estaría lista para comenzar a cortar entre los últimos días del mes en curso e inicio de abril.

“La siembra va bien –señala el asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios Conrado Benítez–, ya podemos observar algunas calabazas de buen tamaño, esa es la de tronco o despunte como la llamamos, que es la primera fruta que da la planta y la primera que cortamos, la otra es la de punta de guía, esa demora un poco más”.

Lo conseguido hasta el momento no estuvo exento de dificultades, las limitaciones con los insumos, fertilizantes y medicamentos como consecuencia del recrudecimiento del bloqueo yanqui y la crisis mundial provocada por la pandemia, exigió buscar alternativas.

Procedimiento de guía de la calabaza para propiciar que guarde la humedad.
Foto: Yesmani Vega Ávalos

“Utilizamos como primer abono estiércol de ganado vacuno y en segundo lugar el fertilizante fórmula completa de una reserva que nos quedaba, así enfrentamos la escasez y junto al buen cuidado hemos logrado lo que hoy tenemos.

“Todos los cultivos son exigentes, sin embargo la clave está en ponerles lo que llevan en el momento justo y en ocasiones, como en esta, no lo tenemos. No obstante estoy seguro de que obtendremos buenos resultados, aunque de igual forma hay que ser prudentes, pues esta zona es muy baja y un aguacero fuerte pondría en riesgo la cosecha”.

Procedimiento de guía de la calabaza para propiciar que guarde la humedad.
Foto: Yesmani Vega Ávalos

Con cuatro caballerías de tierra bajo su responsabilidad, por estos días Marianito también permanece inmerso en la siembra y colecta de yuca con buenos rendimientos, todo lo contrario al frijol, cuya planta en esta oportunidad no creció lo esperado, fue atacada por el trip y la roya provocándole daños severos sin posibilidad de revertir la situación.

“Cuando concluya con la calabaza tengo previsto comenzar con el melón para exportación. Quiero iniciar con la preparación y si llueve en abril, después del día 20 arranco con la siembra porque ese es el mes esencial para esta fruta teniendo en cuenta su cercanía con la primavera.

“Si se espera a junio es peligroso porque puede extenderse a septiembre y les cae una coloración violeta por dentro que impide la maduración; eso lo aprendí con los años, me lo enseñaron mis padres y abuelos”.

Respecto a la producción de leche destacó que a diario obtienen alrededor de 100 litros, practican buen manejo con el ganado gracias a la destreza de los vaqueros, al tiempo que tienen asegurado el agua y alimento necesarios.

Según detalló posee alrededor de 400 animales entre grandes y pequeños, de ellos más de 40 son vacas de ordeño, las reses que han soltado van pariendo, lo cual garantiza loables índices de natalidad, mientras en libertad desarrolla más de un centenar de toros de ceba.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *