La proeza de los mellizos David y Daniel

Dicen que la voluntad mueve montañas y así lo pueden afirmar quienes visiten la finca de los mellizos David y Daniel Reina; ellos junto a Luis Alberto Domínguez con mucho esfuerzo transforman esos parajes, los cuales liberan del marabú que allí señoreaba.

Los artífices de la proeza recibieron el reconocimiento de los integrantes del Consejo de Defensa Municipal encabezado por su presidenta y vicepresidente, Zunilda García Garcés y Liván Fuentes Álvarez, respectivamente, al recorrer el enclave.

Perteneciente a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) José Martí, en las tierras atendidas por David, Daniel y Luis Alberto hoy permanecen sembradas dos hectáreas de pepino que, de acuerdo con los productores, estarán listas para cosechar en junio.

Los mellizos explican el esfuerzo para limpiar y sembrar el área. Foto: Yesmani Vega Ávalos

Además, laboran en la preparación de otras dos hectáreas para calabaza, a la vez que continúan cercando y limpiando esa zona del indeseable arbusto. Estos jóvenes, ahora con una caballería con cuatro hectáreas bajo su cuidado, lograron cambiar la imagen de un terreno ocupado por la Dichrostachys cinerea, una de las plantas más invasoras.

Un poco alejada, en la ruta hacia La Reforma, se halla la finca de Yoel Montero, donde ya cultivan la variedad de yuca Guabil, importada desde el oriente cubano. Son tres hectáreas del tubérculo las que se completan allí listas para cosechar en septiembre, mientras acondicionan la tierra para diez de maíz.

Lázaro destaca que esta yuca tiene buen desarrollo. Foto: Yesmani Vega Ávalos

Lázaro Fernández, presidente de la CCS Grito de Baire, a la cual pertenece la posesión, precisó que tratan de desarrollar la Guabil en todas las fincas de la cooperativa o que al menos cuenten con su presencia por la calidad. La variedad se cosecha en un ciclo más corto que la Cuelliverde, muestra rendimientos muy positivos y es buena a la hora de consumir.

“Ya la tenemos en tres fincas –explica Fernández– y recogemos con un rendimiento de siete u ocho toneladas por hectárea, a pesar de echarle poco fertilizante”. Aclaró que comenzaron con dicha variedad aquí desde hace alrededor de dos años con el propósito de incrementarla de manera paulatina.

De igual manera en las tierras de Yoel sembraron boniato con la intención fundamental de obtener semilla, conociendo que esta no es una época idónea para dicha vianda.

En ese sentido la máxima dirección del territorio instó a identificar por cada cooperativa a un productor que posea disponibilidad de agua para garantizar la semilla de boniato para todo el año. El proceso deberá organizarse y chequearse con sistematicidad.

La comitiva también llegó a la finca El Framboyán, de los campesinos Yusniel Baselo y Jorge Carrillo, donde apreció dos hectáreas de yuca, una de maíz y otra de calabaza; y conoció que el maíz podrá recogerse en 20 días aproximadamente, la yuca estará lista para septiembre, mientras la calabaza tardará tres meses. Asimismo, preparan la tierra para cultivar dos hectáreas de melón e igual extensión de maíz.

“El maíz podrá recogerse en unos 20 días”, afirma Yusniel. Foto: Yesmani Vega Ávalos

El recorrido sabatino finalizó con el chequeo a la cosecha de arroz en áreas de la CCS Celia Sánchez Manduley, donde se encuentran inmersos en la recolecta del grano en diez de las 23 hectáreas sembradas e informaron que hay plantadas 50 de las 200 previstas para la primavera.

La comitiva de conjunto con los productores evalúan la calidad del grano en la cosecha de arroz. Foto: Yesmani Vega Ávalos
COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *