El reto de jugar y estudiar en casa

Son tiempos de quedarse en casa, de cumplir estrictamente las medidas orientadas por las máximas autoridades del país ante la situación mundial de la COVID-19. Se trata de mantenernos a salvo mientras se libra una batalla sin igual en Cuba contra una pandemia que hoy azota a más de 170 países.

Estudiantes se preparan en casa en tiempos de coronavirus. Foto: Luis Felipe Rives Ruiz

La realidad nos impone un gran reto a los cubanos, mantener a los niños, jóvenes, adultos y ancianos dentro del hogar. Es un gran desafío hacerlo, lo sé, pues los que habitamos este verde caimán nos caracterizamos por andar a piernas sueltas entre las casas de vecinos, por calles y parques, donde los más pequeños se agrupan y juegan sin parar, pero eso debe cambiar ya.

Debemos apelar de manera urgente a la responsabilidad social, como reiteró nuestro Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; no estamos de vacaciones, sino en alerta, convocando a la real percepción del riesgo que aún es tarea pendiente para muchos; por ello es encargo de madres y padres hacerles entender a las nuevas generaciones la necesidad de quedarse dentro de los límites de la vivienda donde residimos.

Lo mejor que podemos hacer es aprovechar el tiempo para estar en familia, encomendar tareas domésticas a cada miembro del hogar, incluir a los niños en esas actividades habituales, pues así ellos se distraerán en las labores rutinarias y fortalecerán valores y habilidades; es imprescindible, sobre todo, ocuparse del horario de estudio de ellos, que presten la atención requerida a las teleclases –que deben comenzar este lunes– y al autoestudio.

Sepa usted que serán multados los padres que dejen a sus hijos jugar afuera de su domicilio. La situación sanitaria actual no es un juego, cientos de miles de personas, entre ellos menores, han muerto en el mundo a causa del nuevo coronavirus, por tal razón sea disciplinado y mantenga a su familia a salvo, dentro del hogar, es el antídoto para prevenir tan nefasta enfermedad.

¿Cómo lograr la permanencia de los infantes y adolescentes en casa durante tanto tiempo? Pues bien, cree una lista de actividades semanales, donde incluya tareas escolares y hogareñas, pasatiempos, juegos, leer, escribir, ver películas y muñequitos, escuchar música y bailar, ejercitarse físicamente, hacer manualidades como las que salen en el paquete de La Mochila, crear un rincón verde, entre otras.

Planifique y ajuste las rutinas según las necesidades de las edades, recuerde que tenemos cuatro semanas para juntarnos más como familia y regalarnos tiempo sin medida, pero dentro de casa. Que no cunda el pánico y sí el cuidado de todos; concientizar que el uso del nasobuco, cuando debas salir del hogar, te salva a ti y a los demás del contagio de la COVID-19.

Ahora me toca darle el almuerzo a Lily, la muñeca de mi hija; por la tarde tendremos una sesión de disfraces y fotos, ella se vestirá de bailarina española y mi hijo de pirata. Nosotros nos quedamos en casa.

COVID-19 Isla de la Juventud Educación Isla de la Juventud Opinión
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *