Urge impulsar la Agricultura Urbana

Foto: Yesmani Vega Ávalos

Dificultades con el abasto de agua y con la fuerza laboral, destacan como los principales problemas del programa de la Agricultura Urbana en Nueva Gerona, así lo constataron los integrantes del Consejo de Defensa Municipal encabezado por su presidenta, Zunilda García Garcés, quienes visitaron varios de los sistemas de cultivo semiprotegidos y organopónicos de la capital pinera.

En el semiprotegido Nueve Plantas de Abel Santamaría, su responsable Fernando Domínguez Redondo, quien lleva 21 años en el movimiento y es uno de los mejores productores de semillas, explicó las alternativas empleadas para el riego ante la sequía.

El pozo ubicado en la huerta no aporta lo suficiente para regar los

1 716 metros cuadrados de siembra desglosados en 94 canteros, en los cuales hoy tienen plantado acelga, lechuga, habichuela, zanahoria, perejil, espinaca, apio, cilantro castilla y orégano.

Además de otras variantes que se estudian, las lluvias que comienzan en mayo constituirán un factor clave para el progreso de las vegetales y hortalizas, no solo de ese enclave con la Quinta Excelencia, máxima condición otorgada en el país, sino también para el resto de las parceles de este tipo.

Separado solo por una calle, el organopónico La Lechuga presenta una situación similar con el líquido. Es un área que está en régimen de arrendamiento, trata de recuperar su rentabilidad y se empeña en producir hortalizas y verduras todo el año.

De los 46 canteros que totaliza su espacio, 38 están sembrados con rábano, quimbombó, remolacha, cebollino y ajo porro.

Ya en los contornos de Nueva Gerona aparecen los organopónicos La Familia (a un costado de la Empresa Eléctrica) y El Sueño (frente a la entrada del museo El Abra), ambos exhiben un panorama complejo pues no poseen fuerza de trabajo y son atendidos por trabajadores de unidades de la Agroindustrial.

En el caso de La Familia, dividido en dos secciones de 15 canteros cada una, los hombres de la UEB Forestal se encargan de los trabajos de limpieza, acondicionamiento y siembra. También tiene serias vicisitudes con el abasto de agua.

El Sueño por su parte recibe la inyección de los trabajadores de las cinco UEB responsables de las cinco secciones en las cuales se reparten sus 127 canteros. Hasta este martes 12 de mayo, solo 15 aparecen plantados con habichuela y zanahoria.

Un poco más distante duele ver la triste realidad que acompaña al área con el sistema de cultivo semiprotegido Las Celias, administrado por el Ejercito Juvenil del Trabajo (EJT) cuya inestabilidad, falta de chequeo, exigencia y control han provocado que en sus 204 canteros, apenas 73 estén sembrados.

El resto, en una desagradable imagen, permanecen enyerbados por la dejadez. No obstante hoy están recuperando las secciones, pues transitó por un proceso de reconversión.

La comitiva también recorrió el semiprotegido de 39A y el organopónico de la esquina de 22 y 49, totalmente sembrados.

Es evidente que resta mucho por hacer, sobre todo a partir de la situación actual del mundo que limita las posibilidades de importación de alimentos para Cuba. Es imprescindible seguir en la búsqueda de alternativas para garantizar el riego indispensable en este tipo de estructura, así como fortalecer la organización y exigencia en esos colectivos.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *