Regalar fuerza y aliento

En el centro de aislamiento del motel Las Codirnices junto a mi hija
En el centro de aislamiento del motel Las Codirnices junto a mi hija

Ni la confirmación NEGATIVA de la prueba del IPK me devuelve esa alegría que siempre habita en mí, esa que en otras circunstancias me hubiese llevado a dar saltos hasta tocar ese cielo que hoy apenas disfruto a plenitud por este necesario aislamiento social.

Sé que todo no está perdido, pero han sido días diabólicos. Este virus que a algunos todavía les resulta lejano está ahí sin rostro, destruyendo más a los indefensos y a quienes insisten en batirse con él en un combate desigual.

A mí la vida me la cambió en un abrir y cerrar de ojos. De pronto y en medio de una noticia que no acabamos de asimilar me veo con pijama hospitalario y sometida a un régimen que asusta y tranquiliza a la vez.

Somos cómplices en esta historia mi hija y yo. Me cuida y yo a ella, no queremos ni intercambiar objetos. Ambas nos damos fuerzas. En medio de la angustia prometemos hacer ejercicios cada mañana y nos provocamos las risas. Hasta anda con sus libretas y libros a cuesta para estudiar debido a sus pruebas de ingreso a la Universidad. Yo la miro en la madrugada cuando paso para el baño, mis ojos se inundan de lágrimas y pienso en mi otro pedacito, en mi madre, mi hermana y sobrina como en toda esa gente linda que me espera.

No se preocupen, todo saldrá bien, nos dicen a cada rato y yo me aferro a ese hálito de esperanza del que no quiero desprenderme aunque a veces la incertidumbre me invada.
Debíamos permanecer en la habitación y usar de manera permanente el nasobuco

Llegan los análisis y el tratamiento preventivo. Yo con ganas de que vacíen en mi cuerpo un océano de ese medicamento mágico llamado  Interferón Alfa 2-B recombinante con el cual Cuba les devuelve la vida no solo a los suyos sino a miles en este mundo envuelto en una brutal pandemia.

Sabes que hay personas que dependen de ti y aunque el llanto se te anude en la garganta tienes que tragar, respirar y levantar la mirada para de manera sosegada regalar esa fuerza y aliento que en ocasiones ni una misma tiene, pero hay que hacerlo cuando se es madre, hija, hermana, tía o abundan las ganas de vivir.

Siempre buscábamos la manera de minimizar la angustia y el efecto de los medicamentos

Acá andamos varios de la familia con diagnóstico negativo. Pero a nuestro querido Mingo, el abuelo de mis hijas o el estimado profe de Matemática, el virus le truncó la vida;  hasta ahora solo tres casos nuestros se baten contra el virus y tenemos la confianza de que con la atención médica saldrán airosos de la actual batalla.

Esta periodista devenida paciente permanece en su nuevo escenario, al que llegué no por imprudencia sino porque el coronavirus se presenta aunque no lo mandes a buscar.

No me canso de aplaudir y darle las gracias a este gran equipo que en la Isla trabaja contra la pandemia. Me refiero a médicos, paramédicos, personal del Comercio, estudiantes universitarios y otros que no dejan de trasladarnos confianza.

Ese virus del cual soy negativo me deja lecciones y la más sensata es que cualquier precaución es poca. Me tiene con una mezcla de sentimientos encontrados y con unas inmensas ganas de amar y vivir que en este aislamiento me resultan indescriptibles.

 

 

Público
Testimonio de una periodista devenida paciente • Trabajadores
trabajadores.cu
Testimonio de una periodista devenida paciente • Trabajadores

 

 

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud Opinion
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

20 Replies to “Regalar fuerza y aliento

  1. Estoy muy alegre por tú resultado. Yo tuve siempre la esperanza de que todo iba salir bien para ti y demás familiares. ahora mas que nunca las familias cubanas debemos de estar unidas. para derrotar este virus hay que estar en casa. y cumplir todas las medidas sanitarias. Te queremos.fuerzas

    1. A todos, gracias por sus comentarios y buenos deseos, ha sido una experiencia bastante difícil, no solo por comenzar por nuestra familia el contagio en la Isla sino por la pérdida de un familiar, a quién tratábamos por una miastenia grave y luego de su fallecimiento es que sabemos de la confirmación como positivo. Terrible. Experimenté una mezcla de sentimientos, pero acompañé a mi hija menor en esta travesía hospitalaria y, a pesar de mi angustia e incertidumbre por estar ante una enfermedad nueva y casi desconocida, debía brindarle toda la seguridad de que juntas ý juntos íbamos a salir de esta. Así fue. Qué clase se médicos, medicina, sistema de salud, de familia, colegas y amigos tenemos!

  2. Karel recuerdo de pequeña que ante las dificultades de toda índole mi madre me decía eso es para crecer. Hoy entiendo que a ella le dolía más que a mí. Su actuar férreo ha sido mi brújula. Gracias mamá.

  3. Karelia saludos, ud no me conoce. Acabo de leer su mensaje en el granma, y terminé llorando, me imagino su desesperación más por su hija que por usted misma,me pongo en su lugar y no imagino esa terrible espera. Claro q si algo bueno tendremos son todas las experiencias aprendidas de esta lección de vida . me solidarizo con usted y su familia y ratifico que todo tiempo futuro tiene que ser mejor. VENCEREMOS TODOS JUNTOS
    Olvidé decirle que vivo en Baracoa Ciudad Primada
    ,al otro extremo de nuestra hermosa isla, donde recién antes de ayer sentimos que no somos infalibles, se diagnóstico el 1 caso en el mcpio.Ojala a partir de ahora se cuiden mas

    1. Le confieso que lloré mucho en las noches para que mis hijas no me vieran llorar, sentí que debía regalarles mucha fuerza y confianza. No fue fácil porque fueron muchas cosas a la vez, pero también tenía la certeza de que todo iba a salir bien, sobre todo por la tranquilidad que nos daban los médicos y el tratamiento, que en mi caso fue preventivo. Sí, le agradecí al periódico Granma y a Trabajadores por publicar mi testimonio, ese que me llevó a escribir no solo como periodista sino también como paciente. Espero que por Baracoa no se haya complicado mucho la situación. Abrazos y gracias.

  4. Te repito: no te preocupes q tú sabes q la etiqueta #cubaSalva es real, nuestro gobierno se preocupa, y ocupa, de nuestro pueblo. En 14-28 días estarás de nuevo dando lata, es decir lucha. Ánimo!!!!!!

  5. Karelia Alvarez
    , mi Kare, mi AMIGA, què testimonio!!! Oírte tan auténtica, tan calma (ahora)… Gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros. Te ❤️Quiero!!!☕️☕️

  6. Leí tu trabajo en el periódico Trabajadores, creo que también salió en Granma, de pronto me vi llorando, no sé si hubiese tenido esa fuerza para trasladársela a mis hijos. Me alegro que ambas hayan dado negativas y estén bien, ahora a cuidarse.

    1. Martha Iris creo que de la misma manera que yo lo hice lo hubieses hecho tú, qué una no hace por los hijos. Estamos bien, gracias por el comentario.

  7. Kare, infinita alegría porque están bien, con pruebas negativas y en casa. Qué bonito testimonio, me encantó. Explicas y aclaras muchas interrogantes que tienen las personas sobre el caso, lógico por ser el primero y por presentarse tan imprevisto, además, por tratarse del querido profesor; narras tu experiencia como paciente, las emociones y sentimientos vividos. Creo que muchos hemos tenido psicológicamente síntomas de COVID-19 y algún temor por la situación engorrosa que enfrentamos. Resaltas el trabajo del personal de salud. Sería muy bueno que lo pusieran en los demás medios, para q todos tengan la oportunidad de escucharlo. Así también varían los spot sobre el virus y esto es una historia de vida!!! Dejas un mensaje muy bonito al final con el cual me quedé: ¡Vamos a protegernos y quedarnos en casa, para mañana, poder darnos todos los abrazos que hoy nos estamos debiendo!!! Simplemente bello.

    1. Así es, una experiencia dolorosa y nueva, no solo para nosotros como familia sino también para el sistema de salud pinero. Este virus a todos nos tiene mal, ya no queremos ni estornudar jajaja Gracias por el comentario.

  8. Fuerza a esa amiga. Es una experiencia que jamás uno quisiera vivir. Hemos sentido en cada línea tu dolor y deseos de vivir.

    1. Gracias Gloriña, en verdad la estoy necesitando, no he tenido tiempo ni de llorar, pero espérenme, pronto estaré de regreso, mientras tanto sigo mi combate, ahora como paciente y siempre periodista…

  9. qué fuerte tu testimonio y qué fuerte por todo lo que has pasado, pero fuerza, tengo la certeza que muy pronto saldras de esta y podras reencontrarte con toda esta gente que te sigue y quiere. estás en manos muy profesionales. Cubasalva.

  10. Esoooo periodista usted aunque confinada no deje su lapiz .Todo pasara y mi Kare ,fuerza para todos y para los medicos y demas profecionales de otros sectores,un abrazo y agradecida de su labor.

  11. Amiga, sé que vas a vencer estos momentos que la vida te ha puesto a pruebas, porque eres una Vencedora, Luchadora, mucha FE, y dentro de pocos van a salir y librarte de esa horrible enfermedad, mucha CONSTANCIA, te bendigo, te quiero mucho, besitos mima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *