PT rechaza injerencia del Ejército en proceso electoral brasileño

El jefe del Ejército brasileño, general Eduardo Villas Boas. Foto: El País.

El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil repudió hoy las declaraciones “de cuño autoritario e inconstitucional” del jefe del Ejército, general Eduardo Villas Boas, divulgadas este domingo por medios de prensa sobre el exmandatario Luis Inácio Lula da Silva. 

Es un hecho muy grave que un comandante con alta responsabilidad se atribuya el derecho de interferir directamente en el proceso electoral, algo que las Fuerzas Armadas no hacían desde los sombríos tiempos de la dictadura, remarcó en una declaración la Comisión Ejecutiva Nacional del PT.

En entrevista concedida al diario Estado de Sao Paulo, y replicadas por diversos medios, el alto oficial admitió que para los militares resulta inaceptable la candidatura de Lula da Silva.

Esta es una manifestación de carácter político, de quien pretende tutelar las instituciones republicanas, en el caso específico el Poder Judicial, que todavía examina recursos procesuales legítimos en relación al ex presidente Lula, enfatizó el comunicado petista.

Puntualizó además que la Constitución brasileña dice claramente que las Fuerzas Armadas sólo pueden actuar por determinación expresa de uno de los poderes de la República, legitimados por el Estado de derecho democrático, y nunca en rebeldía o supuestamente para corregirlos.

La democracia y el Estado de derecho no admiten tutela alguna, pues se sustentan en la soberanía del voto popular, reitera tras recordar que la sociedad brasileña luchó tenazmente para reconstruir la democracia, con el sacrificio de muchas vidas, después del golpe civil y militar de 1964 que condujo al país a un nefasto régimen dictatorial.

Un gobierno legítimo, comprometido con el futuro de la nación, ya habría llamado al general Villas Boas a retractarse de sus declaraciones de cuño autoritario y tomado las medidas necesarias para afirmar el poder civil y republicano, sostiene la declaración del PT.

Sin embargo -aclara- como se trata de un gobierno nacido de un golpe, decadente y repudiado por la casi totalidad de la población, no le resta cualquier autoridad para imponer el orden constitucional a los comandos militares.

El manifiesto petista insta asimismo a las fuerzas democráticas de Brasil a repudiar las declaraciones del jefe del Ejército brasileño y a reaccionar ante lo que considera un episodio que sólo empeora la ya grave crisis social, política y económica en que vive sumido este país.

Además de reconocer que las Fuerzas Armadas no concuerdan con la posibilidad de que Lula sea candidato, Villas Boas consideró una decisión del Comité de Derechos Humanos de la ONU indicando al Estado brasileño que respete los derechos políticos del ex presidente como “una tentativa de invasión de la soberanía nacional”.

(Con información de Prensa Latina)

Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *