Planificación familiar

Foto: Víctor Piñero Ferrat

El vientre desciende, un ser asoma y saluda a la vida con su llanto que llena de dicha a la madre, regocija al padre y a la familia.

Ese acto sublime de llegar al término de la gravidez con el feliz nacimiento de una criatura sana y quedar ambas a salvo, gracias al concurso del equipo médico, entraña mucha responsabilidad para la pareja encargada en lo adelante de cuidar a su retoño y darle una buena educación. Pero, ¿siempre está preparada para recibir a la “cigüeña”?

Foto: Víctor Piñero Ferrat

La respuesta la ofrece la especialista de primer grado en Medicina General Integral y en Ginecobstetricia Samara Ravelo Nápoles con 24 años de graduada.

“Un gran porciento de los embarazos no son planificados ni deseados, en la mayoría de los casos obedecen a relaciones sexuales desprotegidas.

“Otros acaban en abortos, porque las mujeres consideran que no es el momento apropiado y acuden a la interrupción voluntaria de la gestación, por eso debemos trabajar más en equipo para seguir intensificando las acciones pues tales prácticas afectan la salud sexual y reproductiva.

“El estar bien informado da mejores opciones a la hora de adoptar una decisión sabia y la consulta de planificación familiar resulta una vía idónea”, asegura la también Profesora Asistente del  Policlínico Juan Manuel Páez Inchausti.

¿Qué es la planificación familiar?

“Es un derecho de las parejas e individuos de decidir libre y con responsabilidad el número de hijos y el espaciamiento en la concepción, contando con la información y los medios para hacerlo.

“La planificación familiar es el derecho de las parejas e individuos de decidir libre y con responsabilidad el número de hijos y el espaciamiento en la concepción, contando con la información y los medios para hacerlo”, explica la ginecobstetra Samara Ravelo Nápoles con misión internacionalista cumplida en la República Bolivariana de Venezuela del  2003 al 2007.

“Existe el derecho de acceso, elección, con beneficios respecto al avance científico para escoger los métodos de planificación familiar. Involucra a uno y otro sexo e incluye tanto a los adolescentes como adultos en la salud sexual y reproductiva”, amplía la facultativa.

¿Cómo está organizada en la Isla de la Juventud?

“En la Atención Primaria de Salud el médico de la familia tiene dispensarizada a la población de su consultorio, conoce las pacientes en edad fértil y cuáles presentan factores de riesgo preconcepcional.

“Las mujeres pueden acudir de manera espontánea y de ocurrir lo contrario su médica(o) las citará. Este debe ser el primer escenario con el propósito de involucrar a la pareja y a la familia.

“Lo ideal fuera que se acordara entre las partes el mejor momento para la concepción del embarazo y si no se desea, el matrimonio recibe orientación de seleccionar el método anticonceptivo, sin restar importancia al empleo del condón al alcance de todos y que, además, previene las infecciones de trasmisión sexual.

“Cada área de salud posee un ginecobstetra que mediante las interconsultas puede orientar, facilitar y proveer, en algunos casos, los métodos anticonceptivos.

“Ya en la Atención Secundaria de Salud y a nivel de hospital existe una sección de planificación familiar que funciona los martes en el servicio de Especialidades.

“El objetivo de trabajo está definido, aunque todavía hay que continuar intensificando la organización a instancia municipal y fomentar la educación desde la infancia”, manifiesta la también especialista de primer grado en Medicina General Integral.

La doctora Samara Ravelo Nápoles hace alusión en la  primera y segunda partes a que la mayoría de los embarazos no son planificados ni deseados y al derecho de las parejas e individuos de decidir libre y con responsabilidad el número de hijos a tener y el espaciamiento en la concepción.

Al responder a una pregunta, subraya: “Las píldoras de emergencia –también llamadas píldoras de un día después– constituyen uno de los métodos anticonceptivos existentes a instancia de los consultorios y se usan muy poco por falta de conocimiento.

“Las  mujeres pueden emplearlas en las primeras horas luego de una relación sin protección, rotura del condón, supuesto fallo de otro método o relación forzada”.

En cuanto a los condones (adquirir en farmacias y centros comerciales) asegura que protegen como contraceptivo y para contrarrestar las infecciones de trasmisión sexual.

La facultativa subraya en relación con los hormonales: “Las tabletas han fluctuado en su disponibilidad, pero hemos tenido en el año Etinor, Aminor, Trienor y Cipresta. De los inyectables se han manejado ciclos de uno, dos y hasta tres meses. Los implantes protegen por tres y cinco años.

“Se reservan los Dispositivos Intra Uterinos para mujeres que han parido. No deben usarse en adolescentes, solo si lo amerita la discusión entre riesgo-beneficios. Esto es referido a las muchachas que acuden de manera reiterada a interrumpirse el embarazo.

“El método definitivo de esterilización quirúrgica o ligadura se puede aplicar mediante técnicas de mínimo acceso, con rápida recuperación y la información se debe buscar por intermedio del médico de familia y los obstetras de las áreas de salud”, concluye la especialista que ostenta, además, la categoría docente de Profesor Asistente.

Foto: Víctor Piñero Ferrat

 

 

 

Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *