Obligaciones con el reciclaje

Más de cuatro décadas tiene ya la Ley 1288 que rige la política del reciclaje en Cuba, surgida precisamente por la importancia y el impacto que se avizoraba que tendría el reaprovechamiento de los recursos en la economía a partir de la sustitución de importaciones, además la contribución al saneamiento medio ambiental.
En el año 1975 nació dicha legislación que expresa bien claro que los organismos, entidades estatales y demás dependencias están obligadas a entregar a la Empresa Recuperadora de Materias Primas (ERMP) los desechos reutilizables que no son aprovechados en sus procesos de producción y servicios.
En la Isla en los últimos años se ha venido avanzando en la actividad como resultado de una labor conjunta que involucra a la entidad rectora del reciclaje, la máxima dirección del territorio y los propios colectivos que han concientizado la importancia de la tarea.
En el 2017 la ERMP realizó 12 visitas a empresas del territorio con el propósito de comprobar el cumplimiento de la Ley. Los resultados demostraron mejor cumplimiento respecto al año anterior.
Se apreció que dichos centros cuentan con los contratos actualizados con ERMP, sin embargo, persisten insuficiencias que se arrastran, como la morosidad para la actualización de los suplementos donde se declara la entrega de desechos reciclables de forma anual de acuerdo al potencial de la entidad.
De igual manera se ha evidenciado que aún falta integralidad a la hora de exponer en el suplemento la cantidad de material reutilizable que se va a entregar, todavía se hacen análisis fríos y se establecen cifras sin correspondencia con el potencial existente.
En este caso los planes elaborados se quedan por debajo de la materia prima que verdaderamente pueden generar, lo que denota falta de seriedad y responsabilidad al evaluar el compromiso.
Un dato que ilustra lo anterior es que la suma de todos los contratos del territorio en el sector estatal en 2017 ascendía a 392 toneladas (t) de productos reciclables y finalmente se recuperaron 1 187 t, más del triple de lo concebido.
Esta situación conduce a otro fenómeno y es que la materia prima que se deja de aportar toma otro destino, en el caso del papel y cartón es cuantiosa la cantidad que va a parar a los vertederos, desaprovechándose un recurso que sustituye importaciones.
Otros desechos cuando no se entregan favorecen el delito y muchas veces caen en manos de terceros, por ello es indispensable planificar sobre la base de las potencialidades reales, pues resulta contradictorio que el sector residencial sea capaz de tributar más que el estatal, donde se desarrollan los procesos productivos.
Por ejemplo en el 2017 se recuperaron 2 200 t de acero, el 69 por ciento lo depositó el sector residencial, mientras el estatal solo el 31. Con el plomo ocurrió algo similar, de 56 t acopiadas, la población recolectó 40 t y 16 t los organismos.
Debemos continuar concientizando con todos los trabajadores, la importancia del programa por lo que significa para la economía de la nación en el actual contexto internacional y al cual se le presta una atención prioritaria por la máxima dirección del país, téngase en cuenta que en el presente año el sistema del reciclaje cubano tiene previsto en sus planes ahorrar 200 millones de dólares en sustitución de importaciones.
Deben generalizarse las buenas experiencias de Eléctrica, Etecsa, Comercio y otras que hoy están a la vanguardia en esa misión.
De igual manera se impone rescatar el movimiento popular en el barrio que tan buenos dividendo aportó en un momento, continuar la labor con los niños en las escuelas mediante concursos y demás acciones dirigidas a fortalecer los valores y cultura medioambiental.
En fin, accionar todos de manera ordenada, consciente, entusiasta y con más rigor en el chequeo para dejar atrás las insuficiencias, sabedores de que contamos con buen potencial. El esfuerzo conjunto de empresas y pueblo posibilitará superiores resultados.

Otras de la Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *