Mi admiración por aquellos patriotas

Doblaban las campanas en el ingenio La Demajagua el 10 de octubre de 1868, y su repicar sigue inundando toda la isla. En este terruño, olvidado por la Corona española, que lo hizo cárcel, también se escuchó el grito de independencia.

Isla de Pinos abrió su pecho para refugiar a valerosos patriotas confinados, que habían participado en las gestas libertarias de 1868 y 1895 y sirvió de punto de encuentro y de aliento a las ideas más radicales del siglo XIX.

No pudiera comprenderse el devenir de la también llamada “Isla de los desterrados”, sin esos hombres y mujeres que edificaron familias y encendieron la llama libertaria, hoy en manos de los jóvenes.

Ellos fueron mambises y derrocharon heroísmo. El 26 de julio de 1896 cabalgaron con Martí y en la patria chica realizaron grandes proezas.

Los pineros de entonces defendían lo nuestro, cantaban el Himno, gritaban Cuba Libre en la Isla de Pinos. Nombres imprescindibles como Bruno Hernández, Evangelina Cossío o Emilio Vargas, convertían el día de la Santa Ana en un Moncada anticipado, con ideales, machetes y puños.

Caminamos ahora por una ciudad diferente, alejada en el tiempo de aquella urbe abandonada, que sirvió tan solo de penitenciaría. 150 años más tarde de que las campanas de la rebeldía sonaran para siempre, volvemos a encontrarnos, a través de nuestros monumentos, con los protagonistas de toda una época. El mármol pinero sostiene la historia, tarjas y obeliscos que recuerdan a nuestros héroes. Son tan sencillas las muestras de reverencia, la candidez de los más jóvenes que se detienen ante ellos y de pioneros que los colman de flores.

Vistos los hechos a la luz de hoy, palpita en mi pecho una gran admiración por aquellos patriotas, con edades muy cercanas a la mía, cuyos principios nacieron del repudio a la opresión y el mismo anhelo de soberanía.

En nuestros días, como en el pasado, necesitamos pensar más como patria libre y reeditar sus hazañas. Sus ideas no mueren porque, quién puede apagar el Sol. Su sangre generosa cultiva el perpetuo sentimiento que jamás traicionaremos. Seguir su ejemplo motiva reencontrarlos en cada calle y campo escenario de sus luchas y testimonio de nuestros compromisos.

El Pinero Otras de la Isla de la Juventud
Colaboradores:

One Reply to “Mi admiración por aquellos patriotas

  1. felicidades Pupo, vas muy bien en tus inicios en el periodismo. Prometes mucho en tan compleja profesión. Yo comparto la misma admiración tuya por aquellos hombres y mujeres que iniciaron la Revolución. Trasmítele al periódico mis felicidades por la oportunidad que te han dado en sus páginas y por el lindo suplemento histórico que lograron con esa hermosa ilustración de Adrian y trabajos muy interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *