Lactancia materna, interés de todos

Uno de los sectores poblacionales priorizados en el Sistema Nacional de Salud Pública cubano son las madres y los bebés, a través del Programa de Atención Materno Infantil, es por ello que potenciar las conductas más saludables para este grupo se convierte en tarea primordial.

Estudios ubican a la leche materna como la primera comida natural para los lactantes. Esta aporta toda la energía necesaria en los primeros meses de vida y sigue cubriendo la mitad o más de sus necesidades nutricionales durante el segundo semestre de vida y hasta un tercio durante el segundo año, debido a que la composición de este alimento varía adaptándose a las necesidades del niño en cada fase de su desarrollo.

Entre otros beneficios, la leche materna fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo de los infantes, los protege de enfermedades crónicas e infecciosas y previene la muerte súbita, mientras que para las madres reduce el riesgo de cáncer de ovario y mama, espacia los embarazos y favorece el vínculo con el niño.

No obstante, a pesar de su importancia, la lactancia materna no  siempre se aplica como método exclusivo de alimentación hasta los seis meses por factores que van desde la poca producción hasta el seguimiento de patrones estéticos.

De hecho según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de un 40 por ciento de los recién nacidos no la reciben durante la primera hora de vida, situación que revertida pudiera garantizar la vida de miles de niños al año.

Sin embargo, hay casos en que la lactancia materna se ve afectada  por desconocimiento; a pesar de ser un acto natural, es un comportamiento aprendido.

Numerosas investigaciones han demostrado que las madres y otros cuidadores necesitan de apoyo activo para iniciar y mantener esta práctica de forma correcta, incluso la OMS y la Unicef promueven desde 1992 una declaración conjunta para la protección, promoción y apoyo a la lactancia materna sustentada en cursos de asesoramiento que capacitan a profesionales sanitarios para fomentarla.

En Cuba este tema también cobra gran importancia y se trabaja para involucrar a cada miembro de la familia en la tarea, pues aunque tradicionalmente se considera que la lactancia es dominio de la madre, cuando los padres, las parejas y la sociedad apoyan, los índices de esta práctica aumentan.

Del primero al siete de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, y aunque la mira sobre el tema no puede limitarse solo a esta fecha, sí es válida para promover el trabajo en equipo que garantice una lactancia exitosa.

Bajo el lema “Empoderémonos ¡Hagamos posible la lactancia materna!”, en este 2019 nuestro país buscará afianzar el importante papel de cada persona en el crecimiento y desarrollo de los niños teniendo como base las normas sociales equitativas respecto a género que aquí predominan.

Cada paso dado para fortalecer la maternidad y la paternidad responsables desde el principio serán las bases para una sociedad cada día más preparada, justa y saludable.

Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *