Entre todos podemos evitarlos

La 55 edición de la Semana Nacional de Protección contra Incendios bajo el lema Salvemos, los incendios son evitables, se desarrollará del 17 al 23 del mes en curso por segundo año consecutivo bajo condiciones excepcionales por la covid 19.

Dentro de las actividades destaca como fundamental la emisión de mensajes preventivos a colectivos de centros laborales estatales y no estatales, hogares y tenentes de medios de transporte, con el propósito de evitar estos lamentables siniestros.

Si analizamos dichas recomendaciones nos percatamos de la necesidad de su aplicación constante en cada espacio.

El enfrentamiento a la pandemia nos ha obligado a permanecer más tiempo en casa. Precisamente la mayor cantidad de incendios reportados se producen en el hogar y en particular en las cocinas de uso doméstico, por este motivo urge prestar especial atención a ese lugar. La mayor deficiencia de los equipos de cocción de alimentos radica en los salideros de líquidos y gases combustibles combinado con la negligencia de los moradores.

Varias son las recomendaciones del Cuerpo de Bomberos de Cuba (CBC) para minimizar estos riesgos con precauciones diarias.

Por ejemplo, quién no domina que ninguna cocina pondrá ponerse en funcionamiento si está defectuosa o con salideros, que los recipientes que contengan combustibles no deben estar cerca de esta o no dejar al alcance de los niños fósforos o recipientes con inflamables.

Tampoco es sensato por ningún motivo permitir a los infantes jugar cerca del fogón encendido o que lo manipulen. Si percibimos olor a gas en el inmueble no se encenderán luces, fósforos o encendedores para iluminar el lugar y deberán abrirse puertas y ventanas para ventilar las concentraciones de ese combustible.

Cerrar la válvula de paso del gas a todo el sistema al concluir la cocción de alimentos, no abandonar la casa con el fogón funcionando ni conectar más de dos equipos de fuerza en el mismo tomacorriente también sobresalen entre los consejos del CBC, sin embargo hay quienes incurren en malas prácticas.

En loscentros laborales las orientaciones van por derrotero similar y es vital la autoinspección semanal para detectar los riesgos.

Asimismo, a la extrema vigilancia de los sistemas eléctricos y de gas licuado se adiciona la realización de trochas cortafuegos en los perímetros de instalaciones para evitar la propagación de incendios, mantener chapeadas las áreas exteriores y tener áreas de fumar.

Con el transporte eléctrico (motos, bicicletas, triciclos) también hay que mantener un cuidado riguroso sobre todo en el manejo de la carga de las baterías, dejarlas reposar el tiempo requerido antes y después de conectarla, no hacerlo en las noches durante el sueño, ni permitir que la carga disminuya menos del 30 por ciento.

Si todos prestamos la debida atención al asunto, con seguridad reduciremos a la mínima expresión los lamentables incidentes.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *