En difícil escenario avanza la vivienda

En medio del actual escenario impuesto por la COVID-19, temas vitales para la vida económica y social, como la Política de la Vivienda, tienen el seguimiento requerido por autoridades.

La adaptación de edificaciones aporta en McKinley. Foto: Yoandris Delgado Matos.

La Isla de la Juventud avanza a pesar de las circunstancias desfavorables, en lo fundamental debido a la escasa fuerza de trabajo, destacó en reciente recorrido por obras en ejecución Santiago Álvarez Dacal, coordinador de programas a cargo de las construcciones en el Consejo de la Administración Municipal.

“El impacto del nuevo coronavirus afecta el sistema de trabajo y la capacidad constructiva –explicó–; muchos de los trabajadores del sector pasan de 60 años, por lo cual se aislaron y protegieron.

“De igual forma los internos fueron separados de sus actividades en la Tarea Confianza; ellos laboran en más del 80 por ciento de las acciones de la construcción, la otra parte la representan los obreros contratados. No obstante –enfatizó– el objetivo es cumplir el plan –299 viviendas– que inicialmente era de 279, pero aumentó a partir de los resultados y las posibilidades”.

Afectaciones con los combustibles a inicios del 2020 perturbaron el desarrollo, lo cual incidió en que al cierre de abril estuvieran a un 18 por ciento (%) de ejecución, pero no dejan de aportar. “Hoy –dijo– rescatamos también a los cuentapropistas para incorporarlos y pretendemos terminar mayo por encima del 40 % y el semestre sobre el 50.

“Contamos con más de 200 afectados de eventos meteorológicos, alrededor de 90 subsidios, así como otros a los cuales entregamos recursos que dan para terminar unas 350 casas”.

Con las lluvias el escenario es más complejo, aun así hay mayor empeño y “será imprescindible trabajar cada vez con superior rigor, precisión, exigencia, disciplina, entrega, sacrificio y detalle”, como llamara el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

“Buscamos variantes como vincular a los trabajadores en las entidades –precisó Santiago– para hacer sus viviendas, con la posibilidad de levantar estructuras para que ellos las terminen”.

Así ejecutan en La Fe y las comunidades Frank País, Polígono y McKinley, donde recuperan y adaptan cerca de 60 naves.

Explicó que “en ese último asentamiento disponen de materiales, dan soluciones al tratamiento de residuales y rescatarán antiguos pozos en el lugar”. Las primeras casas allí se proponen inaugurar el 28 de septiembre, aniversario 60 de los Comités de Defensa de la Revolución, pero antes, en junio y julio, proyectan concluir otras.

Evalúan, además, el otorgamiento de subsidios para construir células básicas habitacionales, entre ellas las de madres con tres o más hijos del Programa de atención a la Dinámica Demográfica.

Junto a las medidas frente al coronavirus no dejan de la mano la prioridad a la Política Nacional de la Vivienda, a pesar de dificultades con el acero, el alambrón y sus derivados.

En medio de la situación actual se prioriza la vivienda.
Producciones locales con los recursos disponibles.
COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *