En desagravio a Martí

En La Caoba los pioneros embellecen este sitial martiano y dedican flores al Apóstol

 

Por Martín Rodríguez Rodríguez (*)

¡Qué vileza! Mancillar
con algún residuo inmundo
al pensador más profundo
que Cuba supo engendrar.
La respuesta fue lavar
la dignidad ofendida,
y con voz enardecida
dar al amigo sincero
la ofrenda de un pueblo entero
para redimir la herida.
Viril, a temprana edad
rehusó vivir de rodillas,
y expresó en hondas cuartillas
su amor a la libertad.
Inspirado en la verdad
hizo del sol su estandarte,
y su verbo, en cualquier parte,
transpiraba independencia,
fundiendo, en íntegra esencia,
virtud, patriotismo y arte.

(*) Profesor de la Universidad Jesús Montané Oropesa y colaborador 
(**) Colaborador

Isla de la Juventud José Martí
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *