Balneario Santa Rita (I)

Por Wiltse Javier Peña Hijuelos (*)

En Santa Fe, el poblado pinero que se fundara por sus aguas medicinales como razón económica fundamental, se alquilaban 350 habitaciones y cuartos de renta cada día. Entre ellos, 89 eran aportados por los tres hoteles en uso, Santa Fe, Santa Rita y motel del Santa Rita. Este último se conserva todavía y en muy buenas condiciones, se remoza como Casa de Abuelos y Hogar Materno.

Otros diez hoteles estaban ya en los planos de la Town Planning Association, para ser levantados en las márgenes del río.

Por el volumen de visitantes que acudían a curarse en sus baños medicinales, y por el jugoso aporte económico que traía su presencia, aquella Santa Fe de nuestros abuelos estaba considerada, para 1956,  como el tercer polo turístico de Cuba, antecedida solo por La Habana y Varadero.

La mayor parte de historia tan pujante hoy se desconoce. El Balneario que se logró rescatar a finales de los años noventa, quedó fuera de servicio al paso del huracán Iván. Pero acumulaba ya un bien merecido prestigio dentro de la época revolucionaria, a partir de dos cubículos de ingreso en el Andrés Cuevas, hembras y varones, con capacidad para diez y seis pacientes.

Los controles diarios de recetas médicas y los protocolos facultativosde época tan reciente, nos hablan de resultados excelentes en casi todo lo relacionado con la dermatología, el estrés, desequilibrios nerviosos, afecciones vaginales diversas, artritis, artrosis, reuma, gota, asma, lupus sistémico o eritematoso, herpes, alergias, hongos, condromalacia, afecciones virales distintas  y muchas más.

Pero, días después del Iván, cuando el Balneario aún permanecía anegado, llegó todo un equipo de funcionarios de la Oficina Nacional de Recursos Minerales (ONRM) a imponer multa y cerrarlo de forma transitoria. Por desconocimiento, lo habíamos reconstruido y puesto en servicio sin estar debidamente autorizados, sin tener la imprescindible Certificación de Calidad a nivel internacional.

Sin ese documento legal –que avala el resultado en laboratorios especializados de patógenos y componentes minero medicinales a lo largo de todo un año– no se puede hacer uso médico de un manantial curativo. Menos todavía indicarlo a pacientes extranjeros, tan propensos a realizar demandas osolicitar indemnizaciones ante cualquier resultado de salud que les parezca no satisfactorio o achacable a las aguas.

Evitó la multa de la ONRM que la fuente estuviera todavía bajo las aguas remansadas de la presa La Fe, como lo están hoy mismo. Pero entramos en un muy largo dormitar que diferentes razones eternizan ya demasiado.

Transcurrieron trece años, y las aguas del manantial curativo Santa Rita –según el santoral católico, la Abogada de los Imposibles– continúan vertiéndose al río sin provecho alguno cuando en nuestras farmacias faltan medicamentos, muchos de los cuales ellas han demostrado ser capaces de sustituir de un modo muy eficaz, placentero y económico.

Tal situación resulta inadmisible, menos todavía cuando un bloqueo cada vez más férreo encarece la adquisición de las materias primas necesarias para la producción de varios fármacos, por lo general los de mayor demanda.

¿Existe un proyecto para revertir esta situación? ¿Será en breve o a largo plazo? Lo daremos a conocer en la segunda parte de este acercamiento periodístico.

(*) Colaborador

 

Opinion
Colaboradores:

3 Replies to “Balneario Santa Rita (I)

  1. Saludos el poblado de santa fe se funda el 15 de septiembre de 1809 pero el 29 de septiembre de 1968 se le cambia el nombre y se puso la fe nombre oficial asta la actualidad

  2. Esta historia demuestra el nivel de abandono y baja autonomia de los gobiernos locales en el pais. No se si será exagerado decir q era el 3er polo turístico del pais pero si hay evidencias concretas de lo pujante q era la economia de ese poblado al explotar ese recurso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *