BUZÓN DEL LECTOR

Bolsas y pacientes cercados

“…Conversar con la gente, pero de verdad, para saber qué piensa. No contentarse con hablar, sino también oír, aunque no agrade lo que nos digan; reconocer cuando nos equivocamos y si es el caso, decirle al otro que no tiene la razón…”

Raúl Castro Ruz, en la clausura del XIX Congreso de la CTC

En su misiva fechada el tres de octubre de 2018, Gerardo Hernández Spengle residente en calle 2 entre 3 y 5, apartamento 8, edificio 301-A, reparto Camilo Cienfuegos, La Fe, expone una situación crítica y sensible relacionada con su estado de salud y el de otros afectados.

Todos somos personas operadas de cáncer, usamos permanente una bolsa de colostomía y recibimos la asignación de 30 mensual.

Al solicitarlas en la farmacia nos plantean que no hay en ese momento y llevamos sin adquirirlas desde septiembre hasta la fecha  de redactar esta carta, lo cual nos golpea mucho. Además, ahora no poseen igual calidad (muy malas) que las compradas en tiempos anteriores y, en ocasiones, empleamos hasta tres en un día; de ninguna manera 30 alcanzan el mes completo.

Las pegamos con esparadrapo a nuestro cuerpo al utilizarlas, porque de otra forma se pueden caer. Por tal motivo, en mi caso, no viajo a Nueva Gerona u otro poblado del Municipio, pues de hacerlo cabe la posibilidad de tener que bajarme del vehículo; tanto mis compañeros como yo estamos críticamente enfermos.

 

RESPONDE SALUD PÚBLICA

Disley Guerrero Sosa, responsable del departamento municipal de Medicamentos y Tecnologías Médicas, reconoce la inestabilidad que ha existido en el Municipio con las bolsas de colostomía para adultos.

El Estado Cubano hace ingentes esfuerzos para conseguir la contratación e importar este renglón indispensable, a pesar del cerco del genocida bloqueo que no permite su adquisición en naciones cercanas.

Existen en el territorio 65 personas inscritas en las 21 farmacias comunitarias con venta por tarjeta control y para cubrir la necesidad de estos 65 pacientes se requerirían 1 950 cajas con 30 bolsas cada una para el mes, la cuota asignada a cada uno.

En lo que va de año, el Municipio ha recibido 15 460 cajas de bolsas de 30, lo que no cubre la necesidad mensual de los pacientes inscritos.

Se debían haber recibido para cubrir los diez meses del año 19 500 cajas de 30 bolsas, de los pacientes inscritos, de esta cantidad recibidas también se le entrega a las unidades asistenciales como el hospital y hogares de ancianos, lo que implica que dismuye la cobertura en farmacia.

Recibimos muchas quejas por la mala calidad que tienen las bolsas, ya que no se pueden comprar en los mercados habituales, sino donde aparezcan; no obstante, el Ministerio de Salud Pública y el país persisten en la búsqueda de mejores proveedores y ofertas con una calidad superior, pues se trata de un tema muy sensible que afecta la calidad de vida de estos pacientes, pues este renglón no tiene sustituto.

Puede dirigir su carta a la siguiente dirección postal: carretera La Fe, kilómetro 1 ½, Nueva Gerona, o al correo electrónico: cip228@enet.cu

Bloqueo Búzon del lector
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

3 Replies to “Bolsas y pacientes cercados

    1. Hasta ahora el territorio no tiene ningún caso positivo de Coronavirus, hemos tenido sospechosos, los cuales han estado bajo vigilancia médica y se le han realizado las pruebas establecidas, pero ya a muchos se les ha dado el alta médica. Gracias por su comentario.

  1. Durante mi niñez, disfrutaba de un paseo por las calles de la ciudad, sin temor a ser atacado por un perro. Existía un mayor rigor en exigir que estos mantuvieran los llamados bozales. Hace varios años observo como “transitan” por nuestras calles los canes que tienen o no dueños, y ni en uno u otro caso disponen de un bosal que proteja a la población de un ataque sorpresa de estos animales. He tenido la oportunidad de intercambiar con las autoridades de salud del territorio, buscando una respuesta a este sin sentido que muchos justifican, y que en más de una ocasión han traido consigo ataques a niños y adultos. No soy ni me considero una persona que tenga cinofobia, o sea el miedo o terror a los perros, pero sí creo que si se mantienen leyes que garantizan un marco jurídico para que aquellos que debe exigir porque esto se cumpla, lo hagan. No me explico cómo desistimos de medidas tan sensibles para la sociedad en su conjunto. Persisten riesgos y no somos concientes de ello. ¿Que hacen las autoridades sanitarias e inspectivas al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *