Homenaje a las batas blancas

Fotos: Víctor Piñero Ferrat

Una de las profesiones más nobles es la enfermería. La versatilidad de sus manos, la atención esmerada, el cariño que profesan envueltos en su inconfundible uniforme blanco hacen de los enfermeros un verdadero ejército por la vida.

 

 

 

El pasado 12 se celebró su Día Internacional, pero cualquier fecha es buena para honrar a quienes muchas veces desde el anonimato, como solo saben hacer los grandes, vuelcan sus conocimientos y humanidad en la gran obra que es garantizar la salud del pueblo.

Aunque la celebración fue instaurada por el Consejo Internacional de Enfermería desde 1974 en homenaje al natalicio de Florence Nightingale, considerada precursora de la enfermería moderna, no fue hasta finales de los ’80 que Cuba se sumó a las naciones que conmemoran este día.

Pero desde mucho antes en el país se reconoce el quehacer de quienes son ejemplo de altruismo y viven con la premisa de estar donde más se les necesite y no donde se vive mejor, como han demostrado a través de la colaboración en  diferentes lugares del planeta sin mayor pretensión que poner en alto la dignidad de Cuba.

Y no podemos hablar de abnegación y solidaridad sin mencionar ejemplos que nos tocan bien de cerca como Leonilda Tamayo Matos, cuyo nombre hoy lleva el Policlínico II, y que falleciera en Angola, víctima de paludismo, mientras cumplía con el deber.

La Isla cuenta hoy con un gran número de hombres y mujeres desempeñando la especialidad dentro y fuera de nuestras fronteras, según explicó el licenciado Pedro López: “No hay mejor manera de honrar el pensamiento del Líder Histórico de la Revolución, Fidel, que ofreciendo en cada momento un servicio de calidad.

“Tenemos 781 enfermeros, de ellos 228 Técnicos Medio y 553 licenciados en Enfermería, de estos últimos 62 Especialistas de Primer Grado en los perfiles de Bioestadística, Enfermería Comunitaria, Materno Infantil e Intensiva y 94 Máster en Ciencias con las  diferentes categorías científicas: Atención Primaria de Salud, Urgencias Médicas, Genética, Atención Integral a la Mujer, Atención Integral al Niño, Promoción de Salud, Longevidad Satisfactoria y Enfermería.

“Nuestros profesionales, además, tienen ante sí el reto de seguir aprendiendo y formándose con las transformaciones que el desarrollo científico del Sistema de Salud Pública cubano proporciona”, reconoció López.

“Cuanto se haga por alcanzar un óptimo estado de salud del individuo, la familia y la comunidad es menester nuestro y con esto en mente hemos logrado cubrir el personal de todos los servicios de riesgo y de mayor complejidad, contar con aceptada resolutividad de enfermería en los consultorios y una excelente calidad en la docencia, lo cual redunda en la satisfacción de pacientes y familiares”, concluyó.

Por su parte la Licenciada Vivian Cobas, al frente de la Sociedad Cubana de Enfermería (Socuenf) aquí, aseguró que se labora cada día con rigor para cumplir con esa “parte fundamental del trabajo médico” del que hablara el Comandante en Jefe, fomentado a través de jornadas científicas en los centros asistenciales y acciones de promoción de salud, prevención de enfermedades y asistencia y  rehabilitación de excelencia.

Para celebrar su día en el territorio hay motivos de sobra y lo demuestran a través de la socialización de experiencias con los asociados de la Socuenf, encuentros con los estudiantes destacados para dialogar sobre la calidad en los servicios, los valores y la ética profesional, la peregrinación en recordación a las enfermeras fallecidas de nuestro Municipio y los matutinos especiales; pero también desde cada área –por intrincada que sea– donde con seguridad podemos contar con los enfermeros.

Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores: