Zarpazos que no asustan

Hordas mercenarias al servicio del vecino del Norte invadieron su propia tierra el 17 de abril de 1961, y todavía no han descubierto por qué fracasaron en su criminal ataque por Playa Girón, donde en menos de 72 horas fueron aniquiladas de manera heroica por un pueblo miliciano, lidereado por Fidel, para el que “morir por la Patria es vivir”.

Esa convicción imperecedera de cubanas y cubanos de sacrificio y entrega a la causa suprema de defender su Revolución y el Socialismo, se yergue hoy ante la activación por Washington del Título III de la espuria Ley Helms-Burton de 1996, anunciada por el secretario de Estado, Mike Pompeo, para su entrada en vigor el dos de mayo de 2019.

Las mezquinas acciones del Gobierno de Donald Trump persiguen  reforzar la aplicación de la Doctrina Monroe, buscar un cambio de régimen con la intensificación del bloqueo económico, comercial y financiero, presionar a Cuba y privarla de la inversión extranjera necesaria para su desarrollo socioeconómico, tratando de asustar así a nuestros socios actuales –como Canadá, la Unión Europea e incluso el propio Estados Unidos con la modalidad de cruceros– y a los potenciales.

Pero las consecuencias de esa política serán funestas para ellos.

Otros sórdidos intereses los hizo público el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, en Miami ante mercenarios de la fracasada invasión por Playa Girón y figuras vinculadas al terrorismo. Al respecto el departamento del Tesoro de Estados Unidos restringirá los viajes de sus ciudadanos por razones no familiares a la Isla caribeña y afectará el permiso a categorías que no son el turismo y están vigentes como el contacto pueblo a pueblo (grupal) y motivos culturales o religiosos. Solo permitirán a la comunidad cubana en EE.UU. el envío máximo de mil dólares cada tres meses a sus familias con las que mantienen vínculos.

En la Declaración del Gobierno Revolucionario se reitera que su soberanía, independencia y compromiso con la causa de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe no son negociables y llama a la comunidad internacional y a los ciudadanos estadounidenses para detener la escalada irracional y la política de hostilidad y agresión de Trump.

Se cita en el texto al General de Ejército Raúl cuando en la histórica fecha de este diez de abril al proclamarse la Nueva Constitución, recordó: “En 60 años frente a las agresiones y amenazas los cubanos hemos demostrado la férrea voluntad para resistir y vencer las más difíciles circunstancias. A pesar de su inmenso poder, el imperialismo no posee la capacidad de quebrar la dignidad de un pueblo unido, orgulloso de su historia y de la libertad conquistada a fuerza de tanto sacrificio”.

Al cumplirse 58 años de la Victoria de Playa Girón, donde la audaz respuesta de unidad y valentía de la Revolución asestó la primera derrota militar del imperialismo en América, otra vez el Gobierno yanqui volverá a ser derrotado en su nueva y feroz embestida.

A pesar de sus medidas, que ya huelen a otro fracaso, nuestro pueblo no cejará en el empeño martiano y fidelista de seguir adelante y así lo demostrará al desfilar en marcha unida por plazas y calles el Primero de Mayo, enarbolar sus compromisos de producir con eficiencia, ahorrar mucho más, prepararse para la defensa y las más adversas circunstancias y patentizar que los zarpazos imperiales no asustan a los cubanos.

 

Isla de la Juventud Opinion
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *