Yonny Jesús sigue pensando en grande

Foto: Lázaro Machín Pérez (*)

Con solo 19 años, 73 kilogramos de peso, 1,70 de estatura y un físico que no impresiona mucho, el joven Yonny Jesús Oliva Martínez se posiciona en el cajón de bateo dejando dudas a quienes conocen poco de béisbol. No obstante, su protagonismo quedó demostrado en las estadísticas que lo reafirmaron como uno de los mejores bateadores de su equipo en la semifinal de la VI Serie Nacional de Béisbol Sub 23, donde fue el único jugador de la Isla que disparó hit en los dos encuentros efectuados frente a Cienfuegos.

Es un muchacho muy observador, habla poco y ríe menos, evade las entrevistas, pero cuando conversa remarca sus aspiraciones en crecer en el deporte y llegar a ser grande, de ahí que su voluntad y talento se multiplican al comprender que ahora la preparación previa es fundamental.

Para conocer de las actividades y preparación que acomete, lo visitamos en su hogar en Micro II, perteneciente al Consejo Popular Micro 70, siempre cumpliendo las medidas sanitarias.

¿Qué has hecho para mantener el entrenamiento?

“Estoy enfocado en lo mío; son tiempos de sacrificios para todos los atletas y siempre quiero tener buenos resultados, por ello realizo ejercicios puntuales en casa: saltos, planchas, abdominales y trabajo con las pesas”.

Motivaciones le sobran, por eso su madre Yaritza ha debido adaptarse a otras rutinas en el hogar, pues su muchacho necesita mantenerse en forma y seguir perfeccionándose física y técnicamente; en ese sentido la casa parece hoy un gimnasio, de igual manera la finca de su abuelo Jesús, la cual ha convertido en centro de entrenamiento. Allí colocó una valla y se sitúa a batear  pelotas, combinando algunos ejercicios físicos como planchas, barras y trabajo de estiramiento con ligas.

¿Utilizas algún implemento adicional para la preparación?

“Tres veces a la semana me voy a la finca de mi abuelo, allí tengo un banco, un batintín, una goma de tractor, una mandarria y un tubo con los que hago algunos swings que me ayudan a lograr mayor aceleración”.

Foto: Lázaro Machín Pérez (*)

¿Cómo los adquiriste?

“Mi abuelo, que es soldador, me ayudó en todo. Él me construyó la base y más tarde adquirí con su apoyo el resto del equipamiento”.

¿Quién te chequea estas actividades?

“Desde pequeño mi padre ha sido mi consejero y se sabe el abc del béisbol. Él, junto a mi madre, han guiado mi destino, pues desde los seis años practico este deporte”.

¿Alguien te orienta o asesora?

“Dioel Reyes, él constantemente me dice lo que debo hacer y cuáles son los ejercicios más eficaces, lo cual le agradezco mucho, así como las oportunidades que me dio en el Sub 23”.

Yonny Jesús relata que cuando niño comenzó jugando en el barrio para distraerse y lo más importante para él siempre ha sido la disciplina, pues le ha permitido concentrarse y permanecer lejos del “opio” del celular.

¿Cómo te las arreglas para entrenar?

“Gracias a la ayuda de mi hermano Ronny y del amigo Héctor García, ellos son mis preparadores.

¿Qué metas tienes?

“Por ahora luchar por integrar el equipo de la Isla a la 61 Serie Nacional y si lo logro, batallar por tener buenos resultados para algún día poder representar a mi país en un evento internacional que es el sueño de todo atleta”.

Tener conciencia del momento que vivimos y adoptar las medidas orientadas por la máxima dirección del territorio constituyen para Yonny Jesús la mejor fórmula para combatir esta pandemia y finalmente poder disfrutar de una buena Serie Nacional como el pueblo merece.

Así me retiro, convencido de que la armonía familiar es la gran ganadora en estos días de confinamiento, la que ha cambiado la vida de este joven estudiante universitario en Cultura Física, quien sin estampa de fortachón mantiene su rostro alegre y lleno de pasión por la disciplina que le ha dado varias satisfacciones.

(*) Colaborador

Deporte Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *