Y sí, hablamos de derechos humanos

Sí, hablamos de derechos humanos porque razones suficientes tenemos para hacerlo, porque somos parte de un pueblo que ha sido víctima durante más de medio siglo del más inhumano bloqueo económico y financiero que en los tiempos actuales podría sufrir una nación, y que de un sinfín de formas viola sus derechos humanos, por el capricho y ensañamiento de un imperio decadente y terrorista.

Sin embargo, a pesar de ese asedio y en correspondencia con la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada hace 73 años por la Asamblea General de las Naciones Unidas, Cuba respeta y vela por los derechos fundamentales.

Cada día, cada minuto que transcurre en el fallido intento de asfixiar a un país y su gente se convierte en una razón más para defender las conquistas de quienes hace más de un siglo decidieron hacer Revolución, otro derecho por el cual aquí se vela sin descanso.

Y es que esta Revolución también tiene su derecho a existir y a ser y a defenderse de quienes intentan pisotearla y hacerla desvanecer.

Me viene a la mente aquella frase de Fidel en Palabras a los intelectuales, el 30 de junio de 1961: “Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”, porque en ella se gestan esos derechos tan imprescindibles inexistentes antes de 1959 e incluso en la actualidad en los propios países llamados de primer mundo.

Solo habría que recordar en imágenes los rostros de los campesinos dueños de sus bienes, de los abuelos que por vez primera escribían su nombre, de los niños que asistían a una escuela gratuita, la atención primaria de salud que hoy cuida de cada uno.

La juventud pinera protagonizó las celebraciones por el Día Internacional dedicado el tema este 10 de diciembre al destacar el disfrute de garantías entre los cubanos, cuyos niños, estudiantes y trabajadores también se sumaron a festejos de este día entre los que estuvieron audiciones del Festival de Música Urbana y el evento zonal de artes plásticas De donde crece la palma, con el orgullo de rendir culto a sus derechos, a la paz y la vida digna.

¡Habría tanto para ejemplificar las razones que defendemos! Pero recuerdo también a un profesor de Filosofía cuando decía: “Los derechos de una persona terminan justamente donde comienzan los de las demás”, entonces comprendo que no necesitamos más que respeto, a nuestra soberanía e independencia.

Basta ese solo motivo para enaltecer toda la fortaleza de un pueblo unido en contra de todo lo que atente contra una obra construida y perfeccionada bajo ataques y obstáculos de todo tipo, muchos de ellos financiados y promovidos desde los Estados Unidos.

Igualdad es el lema que trae este 2021 la campaña para la jornada que desde 1948 se celebra cada 10 de diciembre, otro derecho por el cual velamos y que entre otros ámbitos refleja el proyecto de nuevo Código de las Familias.

Alineada con la Agenda 2030 y haciendo referencia al primer artículo de la Declaración, Igualdad se enfoca en no dejar a nadie atrás y proteger a los más vulnerables; niños, mujeres, indígenas, personas LGBTIQ+, migrantes, ciudadanos con discapacidades diferentes.

Son principios fundamentales de nuestro proyecto socialista que ofrece nuevas oportunidades a los jóvenes y realiza una vacunación anti covid sin costo o discriminación alguna… Así Cuba resiste, revive y construye en el día a día un futuro más justo y mejor para todos.

 

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *