Y mientras se desinfla la inflación… ¿qué?

Lo reconozco, soy malísima para las Matemáticas. Sé que mi profe Lolita dirá lo contrario, pero en honor a la verdad no es mi fuerte, prefiero las letras; de ahí que pueden imaginarse cómo anda mi cabecita con tantos problemas matemáticos y cuentas que casi siempre terminan con el mismo resultado: sin solución.

Sin embargo, me siento más aliviada cuando descubro no ser la única pinera a quien las cuentas no le dan, máxime en estos tiempos cuando el costo de la vida al parecer ha decidido montarse en el globo de Matías Pérez, quien se elevó tanto en su artefacto que nadie más supo de él.

Tanto es así que la carne de cerdo, cuando de otras provincias venían tras su compra por cotizarse a 18 pesos y luego a 65 según la última actualización de precios emanada del Consejo de la Administración Municipal (Cam), anda tan desaparecida de los puntos de venta que en el mercado negro asciende hoy a 150 pesos la libra; a ello responden los memes que circulan por las redes sociales virtuales.

Y qué decir, por ejemplo, de los precios de las hortalizas y los condimentos. Quién iba a decir que muchos estaríamos adquiriendo un pepino a diez, al igual que el ají pimiento, aun cuando no está en todo su esplendor; mientras la libra de tomate y el ají cachucha andan por alrededor de los 40; la cabeza de ajo a 20, el paquetico entre 70 y 100, el mazo de cebolla a 60 y mejor ni mencionar la ristra.

Pero las viandas no se quedan a la zaga, al igual que otros productos y servicios, sobre todo en el sector no estatal, máxime en la rama gastronómica, donde una cerveza –no importa si fue adquirida en la Empresa Mayorista a partir de las facilidades que se le brinda a los del sector– se oferta hasta a 150 pesos, cuando lo permisible por el Cam es 80.

Cada bulto de ají se vende a 50. 00 pesos. Foto: Karelia Álvarez Rosell

La situación es bien compleja y los pineros lo sentimos cada vez más en los bolsillos, muchos de los cuales se entusiasmaron a inicios de año con la llegada de la Tarea Ordenamiento –cuando subieron los salarios– y también se vaticinó cierta inflación; no obstante, la alegría duró bien poco y la realidad corrobora que se sobrepasó en demasía a los cálculos preliminares.

Para entonces, además, se había aprobado una tasa de cambio de 1 x 24 y, aunque se mantenga, lo cierto es que ante los prolongados desabastecimientos el dólar en el mercado negro oscila entre los 75 y 80 pesos, de ahí que resulte engorroso acomodar y ajustar  precios, que en estos momentos no llevan implícita la tan anhelada calidad del producto o servicio.

Para ilustrar más el actual panorama les puedo informar que la circulación mercantil hasta el cierre de octubre se cumple solo al 79,7 por ciento, dejándose de recaudar más de 170 millones de pesos, incumplimiento con gran incidencia en la gastronomía y los servicios, mostrando ambos significativos déficit.

Tanto el territorio como el resto de Cuba cargan con los embates del recrudecimiento del bloqueo, que no es cuento de camino sino una cruenta e injusta realidad, además de los daños ocasionados por la pandemia; a ello se suma la ineficiencia de la empresa estatal, la cual está llamada a potenciarse como la mayor fuente de riqueza, bienestar y prosperidad de nuestra sociedad por ser el actor fundamental de la economía cubana.

A mi consideración, mientras la inflación se desinfla o el agua regresa a la tierra, el Gobierno junto a su cuerpo de inspectores deberán llevar la voz cantante y ello significa tener un papel mucho más activo y enérgico en el control de los precios.

Así es, se precisa de inspeccionar a los actores económicos, pues en esta ardua batalla entre la inflación y la especulación, todos quieren ganar y casi siempre no a partir de la obtención de más producciones, eficiencia real y calidad.

Confío en la paulatina reanimación de la economía a partir del mejoramiento de la situación epidemiológica y las medidas adoptadas para potenciarla, de las cuales hablaremos en posteriores trabajos. Espero que, a su vez, se les dificulte la travesía a quienes insisten en navegar en este río, por demás, bien revuelto, porque me cuesta creer que los precios sigan inflándose y elevándose como Matías Pérez en su artefacto.

Puede ver además: Tarea Ordenamiento: La inflación minorista ha sido la principal desviación, afirma Marino Murillo http://www.cubadebate.cu/noticias/2021/10/27/tarea-ordenamiento-la-inflacion-minorista-ha-sido-la-principal-desviacion-afirma-marino-murillo/

Muchas veces los pineros lo piensan para adquirir algún producto por los elevados precios. Foto: Karelia Álvarez Rosell

 

 

 

 

 

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud Opinión
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

One Reply to “Y mientras se desinfla la inflación… ¿qué?

  1. Saludos. Pienso que la solución empieza por producir primeramente suficientes alimentos.
    Quién los podría producir?.
    Están liberadas de regulaciones prohibitivas esas fuerzas productivas?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *