Voluntad en lucha contra la pandemia

“(…) Conversar con la gente, pero de verdad, para saber qué piensa. No contentarse con hablar, sino también oír, aunque no agrade lo que nos digan; reconocer cuando nos equivocamos y si es el caso, decirle al otro que no tiene la razón (…)”

Raúl Castro Ruz, en la clausura del XIX Congreso de la CTC 


Cuando Salud Pública declaró la cuarentena en el reparto 26 de Julio por la situación epidemiológica existente cerraron la calle 46 entre 47 y 49, donde vivían los casos positivos a la covid-19, colocaron la carpa uno en calle 49 y asumieron su atención Yaremis Pérez García, presidenta del Consejo Popular 26 de Julio; la delegada de la circunscripción 32, Daymarelis Cuadra Palacio; y profesores del combinado deportivo Arturo Lince González, pero debido a la detección de nuevos casos positivos extendieron el área y ambas quedaron dentro de la zona roja al residir en su perímetro.

Surgió un segundo momento: trasladaron la carpa uno hacia la calle 51entre 36 y 46; Meilim Batista Batista, delegada de la circunscripción 33, se hizo cargo del Consejo e Iraida Zayas González, directora municipal de Cultura, con su equipo se enroló en la noble misión de hacer cumplir las medidas orientadas por las autoridades sanitarias para enfrentar la pandemia y cortar la cadena de trasmisión de la enfermedad. Una de las participantes, Irene C. Echevarría Díaz, envió una carta al Buzón del lector el 31 de marzo de 2021 con una sentida reflexión acerca de lo que representó dicha experiencia.

Estoy orgullosa por haber trabajado en una zona roja por la covid-19. Estuve en la carpa uno del Consejo Popular 26 de Julio en acción colectiva, solidaria y humanista.

Estaba compuesta por trabajadores de Cultura, Deportes, los delegados de circunscripción Luisa Linares Viart, Wílliam Figueredo Tejeda, Marbelis Castillo Villamarín y Misleidis Álvarez Batista,que se ocupaban de todo.

Me tocó de pareja de labor el compañero Pablo Frómeta, exatleta retirado de La Habana, humilde, respetuoso, campeón paralímpico Barcelona ‘92 y Atlanta ‘96, quien lleva visitando la Isla alrededor de 17 años. Su amor por el Municipio ha hecho que prestara su servicio voluntario como mensajero en las dos etapas de la covid-19 del territorio y ya las personas lo sienten como un pinero más.

Éramos un colectivo muy unido. A los vecinos en aislamiento dentro de sus casas les mostramos respeto y dimos confianza para percibir sus sentimientos, necesidades y opiniones.

Tengo 59 años y los jóvenes nos cuidaban cuando trabajábamos demasiado. Sorprendieron con su laboriosidad, a pesar de ser muy duro, riesgoso, complicado y complejo el quehacer en el referido escenario, aunque si hay responsabilidad, ética, cumplimiento de las normas y mucha disciplina todo sale bien.

Para la preparación político ideológica de los pinos nuevos fue valiosa su cercanía con las personas vulnerables e involucrarse con las preocupaciones de la población porque en el fogueo del día a día está el mejor homenaje que le podemos hacer a Fidel y Raúl, también para asegurar la continuidad de la Revolución.

Por tal razón los ayudamos, confiamos en ellos sin mirarlos por encima del hombro sino como iguales. Cuba es mi paraíso, la llevo en el alma para siempre, me gusta tanto haber nacido en este país.

Fidel fue,y es, porque vive, un líder que nunca olvidó su misión de servir a su nación y al mundo.Usó sus facultades para hacer el bien, lo mismo ocurre con Raúl y Díaz-Canel. Hemos tenido paradigmas en la dirección del país que siempre serán brújula para guiarnos. No podemos defraudarlos jamás, no se puede tener miedo, tenemos que avanzar y seguir adelante.

Puede dirigir su carta a la siguiente dirección postal: Carretera La Fe km 1 ½, Nueva Gerona, o al correo electrónico: cip228@enet.cu

Búzon del lector COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

3 Replies to “Voluntad en lucha contra la pandemia

  1. Mi preocupación está en el servicio que presta la Bodega ¨El Morito¨, que hace casi más de un año fue trasladada provisionalmente, para parte de las instalaciones de la Bodega ¨La Paloma¨, debido a que se planteaba reparar la instalación de la Unidad E Morito y hasta la fecha no se aprecia el horizonte.
    Quisiera que algún directivo responsable apreciara las condiciones de trabajo en que se presta el servicio en el lugar donde están, además que atención y trato al consumidor, es de ver,,,,,, y de la reparación nada.
    En días pasados escuché opiniones que no pude ripostar, ni enfrentar. pues la expresión fue fuerte y aunque no muy adecuada, tenían razón en lo que planteaban, pues me incluyo entre los que se sienten desatendidos y maltratados en el servicio.
    Puedo entrevistarme y plantear algunas cuestiones razonables más, pero considero que esta no es la vía, si antes agradecer a los que trabajan en ese centro y en esas condiciones, por tratar de darnos el servicio, por ésto creo merecen ellos y nosotros, le den una adecuada solución,,,,, me gustaría me respondieran.

  2. Importante y riesgosa tarea a la vez ,la de estar laborando en zona roja, es una tarea que todo el mundo no asume por el temor al contagio, que hasta este momento aqui en la Isla no se ha dado el caso de que algún cooperante de estas zonas de que se hayan contagiado pero en otras provincias sí, según el NTV de ayer 21/4/2021, me sumo a las felicitaciones a estos compañeros, dentro de los cuales estuvo mi hija Melba Elenny Matos Noa por la parte de Artes Escénicas perteneciente al sector de la cultura y por ella sé todo el trabajo que desempeñó allí y los cuidados que tenían para ellos mismos y para los ciudadanos residentes en esa zona del Reparto 26 de Julio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *