Villa Roja se encendió con los pineros

Hasta el famoso orquideario de Soroa llegaron los pineros. Foto: Víctor Piñero Ferrat

Hasta la provincia de Artemisa llegó el júbilo de los 97 pineros que este año asistimos al Campamento de Verano, una propuesta diseñada por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) con el fin de estimular a jóvenes destacados en su quehacer cotidiano, ofrecer un ambiente de recreación sano e intercambiar.

La travesía hasta la instalación de alojamiento, en el Politécnico Juan Manuel Castiñeira, fue agotadora por las horas de viaje y la alta temperatura, pero tan gratificante la acogida que las vicisitudes del trayecto quedaron en el olvido. Allí nos dieron la bienvenida Karina Martínez y Yoelmis Osorio, dirigentes de la UJC en la provincia, además de representantes de la FEU y Salud Pública.

Lo cierto es que al conocer los sitios previstos, los pineros nos sentimos parte de esa joven provincia. Entre las maravillas visitadas estuvo el famoso Orquideario de Soroa, característico por su belleza natural que muestra mucho más que flores; el Castillo de las Nubes y la playa de Banes, donde realizamos trabajos medioambientales de saneamiento junto a los dirigentes de la delegación territorial del CITMA.

El Mausoleo de los Mártires de Artemisa, que abunda en las razones de cómo la rebeldía hizo Historia en este lugar, también fue otro de los espacios donde los jóvenes pineros dejamos nuestro respeto y admiración al ofrecer flores blancas ante los restos de los caídos en combate que reposan en ese solemne lugar.

Entre las muchas anécdotas nos sobrecogió el numeroso grupo de jóvenes de la llamada Villa Roja que nutrió a la tropa que, encabezada por Fidel, asaltó los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes aquel histórico 26 de julio en 1953.

De igual manera disfrutamos del Complejo Turístico Las Terrazas donde llegamos hasta la vivienda del célebre cantautor cubano Polo Montañez, hoy convertida en casa museo, no obstante fue espectacular escenario para intercambiar con su hermano mientras se escuchaba a fondo la dulce melodía interpretada por el Guajiro Natural, como se le conoció.

Alguien dijo que los muchachos llegados del sur del golfo de Batabanó sí que encendieron la Villa Roja con su curiosidad y las constantes preguntas que pacientemente respondían los anfitriones.

De esa provincia nos llevamos no solo la experiencia vivida, sino también el carisma, la gentileza y el apoyo de aquellos que hicieron lo posible para que disfrutáramos de una semana que nos pareció mucho más y recordaremos siempre, y más al nutrirse con una historia que se niega a ser pasado lejano, porque vive en los muchachos que nos preparamos para un futuro cada vez más cercano.

En el Mausoleo de los Mártires de Artemisa. Foto: Víctor Piñero Ferrat
Las mejores atenciones recibieron los pineros en su amplio recorrido por Artemisa. Foto: Víctor Piñero Ferrat
Entre los lugares más refrescantes estuvo la cascada de Soroa. Foto: Víctor Piñero Ferrat
La isla en 26 Otras de la Isla de la Juventud
Victor Piñero Ferrart
Victor Piñero Ferrart

Licenciado de Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *