¿Verde con puntas? ¡Guanábana!

Una de las anonáceas más apreciadas en nuestro país es la guanábana. Su siembra es común en patios y parcelas. El arbusto alcanza de tres a cinco metros de altura, erecto, con escasa ramificación y follaje compacto.

Los frutos que se desarrollan durante los meses en que las temperaturas alcanzan de 22 a 26 grados Celsius logran mayor tamaño. Su valor nutritivo destaca por el bajo contenido en grasa y completo aporte vitamínico y mineral. Su sabor es algo agridulce, rico en vitaminas A y C; se utilizan al natural o en refrescos, dulces y postres.

Es un árbol tolerante a la sequía, aunque puede crecer en condiciones de mucha humedad; presenta un abundante sistema radicular, por lo cual conviene plantarlo en tierras sueltas, bien drenadas y profundas, con PH ligeramente ácido entre 5,5 y 6,5. Prospera en suelos con problemas de salinidad.

El método de propagación tradicional es por semillas, aunque es posible emplear los injertos o esquejes. Las semillas frescas germinan en cualquier época, entre los 15 y 20 días después de la siembra.

Puede intercalarse –esto es importante para mayor aprovechamiento de la tierra– con siembras de ciclos medios y cortos, entre los que se recomiendan las viandas y hortalizas.

La plantación debe mantenerse libre de malezas que compitan por nutrientes y agua. En los dos primeros años, cuando el arbusto crece, es necesario que los niveles de humedad sean suficientes.

Entre los tres y cinco años se inicia la producción de frutos en especímenes provenientes de semillas, y en los injertados entre 20 y 24 meses. Entonces, y en caso de sequía, se recomienda el riego –dirigido a la raíz– con entre diez y 20 litros de agua por planta a la semana para impedir el desprendimiento de los frutos.

La recolección debe hacerse en el momento en que el fruto alcanza su madurez botánica, es decir, al perder brillo y algo de su color verde oscuro, así como cuando se tornan prominentes las puntas de la corteza. Nunca espere a su maduración en el árbol, pues lo dañan los pájaros y murciélagos o se desprende por sí solo con mucha facilidad.

Cultiva tu pedacito Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *