Unidos para la historia

josefloroEl 30 de junio de 1957 fue un día aciago para los revolucionarios santiagueros, quienes vieron caer a tres de sus compañeros en una emboscada de las fuerzas batistianas en la Heroica Santiago de Cuba.

 

Josue-Floromiro-Salvador

El 30 de junio de 1957 fue un día aciago para los revolucionarios santiagueros, quienes vieron caer a tres de sus compañeros en una emboscada de las fuerzas batistianas en la Heroica Santiago de Cuba.

La sangre de Josué País, Floro Vistel y Salvador Pascual regó las calles de esta provincia oriental, como digna ofrenda a la Patria.

Eran jóvenes que luchaban por derrotar a la tiranía, estaban en la flor de sus edades, Josué tenía sólo 19 años; Salvador y Floro tampoco  superaban los veinte.

La dictadura presurosa por encubrir la victoria rebelde en el Combate del Uvero y mostrar a la indómita tierra oriental con una falsa apariencia de paz y de sumisión al régimen organizó un mitin probatistiano al cual fueron obligados a asistir los afiliados al régimen y algunos trabajadores bajo amenaza policial.

Ante esta situación los revolucionarios colocaron una bomba debajo de la tribuna y otra en puestos cercanos, su explosión constituiría la señal para el enfrentamiento armado de los revolucionarios con las fuerzas represivas del régimen.

Al no estallar la bomba en la tribuna el plan no funcionó. Josué que junto a Floro Vistel  SomodevillaSalvador Pascual Salcedo, con los que formaba uno de los tres grupos que aguardaban para iniciar el ataque, decidieron lanzarse a la calle.

En el encuentro con los esbirros murieron los compañeros de Josué y él resultó mal herido, fue apresado y ultimado posteriormente.

Su cuerpo sin vida apareció en el hospital Saturnino Lora.

En carta escrita por Frank PaísFidel Castro el 5 de julio de 1957, expresa:

“Supongo que ya te habrás enterado de las últimas noticias, hasta la pluma me tiembla cuando tengo que recordar esa semana terrible…. Aquí perdimos tres compañeros más, sorprendidos cuando iban a realizar un trabajo delicado y que prefirieron morir peleando antes que dejarse detener, entre ellos el más pequeño (su hermano) que me ha dejado un vacío en el pecho y un dolor muy mío en el alma…”

El 21 de julio de 1957 el Estado Mayor del Ejército Rebelde, en la Sierra Maestra, envió a Frank País un mensaje de pésame por la muerte de Josué. El mismo fue firmado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el comandante Ernesto Che Guevara, el capitán Ramiro Valdés Menéndez, el capitán Guillermo García Frías, y otros oficiales.

Fueron 20 000 los mártires de la Revolución Cubana en esta lucha contra la dictadura, ellos abonaron el camino de una Cuba libre y están presentes en el altar de la Patria. Calles, escuelas, hospitales, llevan sus nombres: de sus asesinos, nadie se acuerda.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}