Una sola Revolución

Llenos de orgullo por las epopeyas de Carlos Manuel de Céspedes y los patriotas que –al fragor de sus cargas al machete– pelearon contra el colonialismo español, conmemoramos el aniversario 150 del inicio de las luchas por la redención de Cuba.

Aquel amanecer del diez de octubre de 1868, Céspedes, el abogado bayamés con un pensamiento avanzado, esta vez hizo repiquetear la campana de su ingenio La Demajagua para enarbolar el grito de ¡Independencia o Muerte!, hacer pública la base ideológica de la contienda y liberar sin condiciones a sus esclavos.

Las tropas de España enfrentan una prolongada guerra de liberación, pero la falta de unidad, las indisciplinas, el regionalismo y el desaliento arrinconan a la Gesta del 68 en el callejón del Pacto del Zanjón.

Solo la actitud intransigente y de fidelidad a las ideas independentistas del Mayor General Antonio Maceo Grajales y de otros jefes mambises propician que la Guerra de los Diez Años no concluya con la desmoralización del Zanjón, sino en su reverso glorioso: la Protesta de Baraguá que ratificó la voluntad de seguir la lucha.

En ese proceso de continuidad se ligan de manera inseparable las gestas del Diez de Octubre de 1868, del 24 de Febrero de 1895 encabezada por Martí, y del 26 de Julio de 1953 y el Primero de Enero de 1959 lideradas por Fidel, quien conquistó junto al pueblo la victoria definitiva.

Justamente, cien años después de empezar las guerras por la liberación nacional, Fidel pronuncia en La Demajagua un discurso trascendental en el que pide analizar con hondura nuestra Historia.

“…porque en Cuba –puntualiza entonces– solo ha habido una Revolución: la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el Diez de Octubre y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes…”.

El recuerdo imborrable del Padre de la Patria y de la fecha fundacional de la emancipación de Cuba, que significó un triunfo de las ideas independentistas frente al entreguismo hispano y las corrientes reformistas y anexionistas, es motivación grande para las batallas de hoy.

Sobran razones para no solo evocar a los luchadores de estas 15 décadas, sino también elevar el aporte de las masas en la solución de problemas, acometer metas superiores, cumplir con eficiencia planes y tareas, afianzar el patriotismo en todos los ámbitos de la vida y hacer de la consulta popular del proyecto de Constitución otro triunfo colectivo.

Al tributo de los pineros sumará el periódico Victoria en la venidera edición, como parte de sus iniciativas, el suplemento histórico el Pinero, que dedicará a la recordación, con novedades de la activa participación del territorio en las luchas iniciadas en 1868.

La campana de La Demajagua, como hace 150 años, sigue alentando a los cubanos, en particular a las nuevas generaciones, de jamás olvidar a sus próceres y líderes, y ser fieles continuadores del legado de Céspedes, Martí, Fidel y Raúl.

Otras de la Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *