COOPERATIVA DE PRODUCCIÓN AGROPECUARIA COMANDANTE PINARES

Una realidad distinta

Ambos productores muestras como se mantienen en marzo unas hermosas lechugas
Foto:Pedro Blanco Oliva

Lo recuerdo hoy nítidamente cuando en una visita del Ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, hasta se pensó en desintegrar la Cooperativa de Producción Agropecuaria Comandante Pinares (Antonio Sánchez Díaz), ubicada en el poblado Julio Antonio Mella.

A cuatro meses y algunos días más, la realidad es bien distinta, al punto que para este mes pretenden ya pagar salarios con estímulos incluidos, haciendo valer el refrán la tierra vale lo que vale el hombre que la trabaja.

“Decidimos luchar”, dice Runiesky Mayo García, su joven presidente, y quien añade que siempre le han gustado los retos.

“Ha sido un esfuerzo de día a día y ya se ven los resultados. Hoy reconocen el avance”, enfatiza.

Esta estructura productiva, única de su tipo en el territorio, se dedica a los cultivos varios fundamentalmente y aspiran a la crianza de animales para ampliar su espectro productivo.

“Los cultivos están bien atendidos, señala, y a pesar del clima hemos tenido buenos rendimientos. Y recuperamos más tierras que serán sembradas de maíz y boniatos, cultivos de ciclo corto como nos piden”.

Una exigencia del Movimiento Nacional de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar es la creación de huertos en las cooperativas, una actividad que no marcha del todo bien en la Isla, sin embargo, la Comandante Pinares ya cuenta con uno limpio a golpe de machete para eliminar el intruso marabú.

Allí conversamos con Bryan Nazario Ramírez, vicepresidente, otro joven que se ha dedicado de lleno a cultivar la tierra.

Resulta sorprendente en este lugar apreciar unos hermosos canteros de lechuga que aún en marzo se observa el vigor y la frescura de las plantas.

“Tenemos aquí además de lechuga, ají cachucha, remolacha, cebolla, rábanos y acelga. Y en el caso del ají ya viste como viene. Vamos a inundar la Isla”, expresa sonriente.

Ahora todas esas producciones se comercializan en el poblado, en las ferias y La Fe, principalmente, pues carecen de transporte para llegar a otros destinos.

En lo adelante seguirán con trabajo, inteligencia y voluntad para recuperar las 31 caballerías que tiene la cooperativa y así lograr totalmente el valor de uso.

Por lo pronto la Comandante Pinares avanza y como dicen los productores: ambiciosos pero no avariciosos.

Isla de la Juventud
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *