Una cooperativa ejemplo en estos tiempos

En los tiempos que corren, llenos de complejidades agudizadas por el recrudecimiento económico a partir de la implementación completa de la Ley Helms-Burton, hacer lo que le corresponde a cada cual con eficiencia es imperativo para cualquier entidad productiva o de servicios en el Mayor de los Archipiélagos.

La Cooperativa de Créditos y Servicios Sabino Pupo Milián, ubicada en La Reforma, una de las más destacadas del territorio, cumple con esa máxima de hacer producir la tierra y aportar a la alimentación del pueblo y al incremento de los rubros exportables.

“Todavía nos queda mucho por hacer…”, dijo Yudelaine. Foto: Gerardo Mayet Cruz

De ahí que la conversación con Yudelaine Matos Andino, su presidenta, se torne interesante y a la vez halagüeña al saber que sementaron en la presente campaña tabacalera 26,5 hectáreas con el propósito de obtener los 220 quintales de la aromática hoja, importante contribución territorial para aportar divisas al país.

“Los resultados que obtienen nuestros 16 vegueros están directamente proporcional con la puesta en funcionamiento de un vivero tecnificado que ha posibilitado posturas de alta calidad”, subraya Yudelaine.

Hace un recuento de lo alcanzado en la producción de viandas y granos, así como en las hortalizas y el significativo sobrecumplimiento en el acopio de leche para la industria, programa que se ha visto afectado en los últimos años.

“Esto, dice, lo hemos logrado a partir del buen manejo de la masa, estabilidad en los ordeñadores y, sobre todo, en el saneamiento del rebaño para garantizar el remplazo”.

Con diez años al frente de la cooperativa y a pesar de la consolidación como una de las mejores del territorio, Yudelaine no está satisfecha y enfatiza en las tareas que quedan por cumplir:

“Aún no está sembrado en su totalidad el polo tabacalero 17, su retraso se debe en gran medida a la inacabada reparación del muro de la presa, entre otras causas”.

Otras dificultades que enfrentan están relacionadas con la crianza de los cerdos, seriamente deprimida por el déficit de pienso, y ya laboran en la siembra de alimento animal.

Para seguir mejorando las condiciones de vida y de trabajo, en medio del quehacer productivo construyen nuevas oficinas, incluido un ranchón para las actividades políticas, culturales, recreativas y encuentros de confraternización con los 41 productores y sus familiares.

La Sabino Pupo está en el camino adecuado y de seguro sabrá brindar su aporte al autoabastecimiento territorial, sinónimo de la soberanía alimentaria de los pineros, además de responder a la estratégica tarea de sustituir importaciones.

UNA MUJER DE APEROS TOMAR

Para Dunia no hay tareas imposibles. Foto: Gerardo Mayet Cruz

“Me llevaron a una junta por tener problemas con las siembras y allí les dije a mis compañeros que confiaran en la mujer, que sí puede y ahora mire lo que hemos alcanzado”, dijo Dunia Verona Santos, productora tabacalera con 18 años de experiencia.

Junto a su esposo, Isael Acosta Mompié, limpiaron de marabú una hectárea en solo 15 días y ya obtienen sus frutos.

Lo dice así con ese carisma legado de su padre Daniel, aquel que por muchos años fue administrador de la cochiquera La Melvis.

Esta muchacha, joven y con muchos deseos de hacer, demostró que el compromiso es más grande que las dificultades propias de la vida.

Ahora la finca Luz y amor, como la llamaron, no solo cosechará tabaco, sino que se apresta con iguales bríos a seguir desmontando áreas y ya proyecta cultivar maíz y yuca.

GENITO, MUCHO GENITO

Genito enseña los magníficos ejemplares de pimiento cosechados. Foto: Gerardo Mayet Cruz.

Decir Genito en La Reforma es cosa seria en materia productiva y en la Isla, a la par de los Miguelín, los Mandi, los Javier, los Bouza, los Ovidio, entre muchos otros que saben sacarle con su empeño y dedicación los frutos a la tierra.

Con un patrimonio de cinco caballerías en la finca El Paraíso, Genito Delgado Arias se dedica tanto a los cultivos varios como a la ganadería y es uno de los mejores productores de la Sabino Pupo.

A la pregunta de cómo siempre se mantiene entre los cumplidores en el acopio de leche fresca para la industria, responde: “Mis vaqueros son estables y tengo acuartonada toda el área dedicada a la ganadería vacuna, con sombra y agua”.

Y añade: “Desde hace un tiempo también busco mejores vacas, ahora mismo tengo 37 novillas que entrarán en producción el venidero año, con las cuales quiero llegar a las 100.

“Incide en ello que cuento con un técnico medio en Reproducción, factor vital para tener mayores volúmenes de leche”, señaló el destacado productor.

Genito no es solo bueno con las reses, en los cultivos varios sobresalen sus logros, por ejemplo, en la pasada cosecha de frijoles, cuando superó los 700 quintales y sobrepasó las 30 toneladas de tomate aún sin terminar la recogida.

A ello se suman las entregas de maíz, plátano macho, yuca y boniato cada sábado en las ferias.

Muchos otros productores de la Sabino Pupo tienen excelentes resultados productivos, ahora como ellos tienen claro –ante las restricciones que supone la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton– buscar nuevas alternativas y experiencias de etapas anteriores para seguir elevando la producción en bien de la alimentación del pueblo.

La Ruta Plan de Desarrollo Integral Suplementos
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *