Un símbolo del internacionalismo

angola_cubaHay jóvenes cubanos recordados en otros países como en el nuestro por ser símbolos del internacionalismo, personas que no pasaron más allá de los veinte años y entregaron su vida para la liberación de otros pueblos, uno de ellos fue Raidel González Correa, caído en Angola durante el cumplimiento del deber.

 

 

Hay jóvenes cubanos recordados en otros países como en el nuestro por ser símbolos del internacionalismo, personas que no pasaron más allá de los veinte años y entregaron su vida para la liberación de otros pueblos, uno de ellos fue Raidel González Correa, caído en Angola durante el cumplimiento del deber.

Llegó al hermano país africano en 1977 y fue incorporado a un o de los batallones cubanos destacados en Cabinda.  El 22 de junio de 1979, junto a un grupo de compañeros fueron a socorrer una base de combustible que había sido incendiada por los enemigos, en sus accesos se habían colocado minas ocultas y el camión en que viajaban chocó con una de ellas.

Así perdieron la vida dos cubanos y un angolano, cuya sangre bañó el suelo angolano.

Raidel sólo contaba con 26 años, pero dejó una estela de heroísmo y fraternidad entre los compañeros amigos y familiares.

En 1973 comienza su vida de obrero en la Cruz Roja de Nueva Gerona, en este centro ingresa a las filas de la UJC. En 1975 es llamado a las filas del Servicio Militar General, SMG, que pasa en el Ejército Juvenil del Trabajo, EJT, cursando la previa en el campamento “La Demajagua” y se incorpora a la Unidad Militar 35209 al mando del capitán Héctor Tamayo.

También trabajó en la planta eléctrica de Nueva Gerona. En 1977 al llamado de la Revolución, dio el paso al frente para cumplir misión internacionalista en la República Popular de Angola.

De origen humilde, sus padres Gabriel y Ramona, se preocuparon por darle instrucción iniciando sus estudios primarios en la escuela “Joel Brook”, en la propia ciudad de Holguín, alcanzando el cuarto grado.

En 1967 su familia se traslada para la Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud, donde continúa sus estudios, alcanzando el sexto grado en el internado “Antonio Maceo” de La Reforma. Posteriormente matrícula en el Internado “Forjadores del Futuro” de Pino Alto donde termina sus estudios secundarios.

Con su ejemplo, está  en el corazón de los revolucionarios cubanos y es uno más de los pineros que no titubeó para cumplir la sagrada misión del internacionalismo.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}