Un pueblo de corazón grande

Pensar como país. Diseño. Rogelio Carmenate

“Siempre habrá quien subestime al pueblo. Todas las historias de días como los que estamos viviendo merecen ser contadas, no por heroicas, sino por la respuesta de la gente”, me escribió por chat mi amigo Néstor, trabajador de ETECSA.

Me contaba su experiencia de ayer, cuando en gesto noble, como es él, recogió a compatriotas en la parada del Zoológico de 26  “con bastantes personas. Me detuve y montaron 4 personas hasta 41 y 42. La respuesta de la gente en la parada fue empezar a aplaudir y gritarme ´así se hace compañero´”.

“Por eso es que vivo en Cuba”, terminaba diciéndome este joven que apenas era un niño en los duros años del periodo especial, cuando la solidaridad entre los cubanos fue una de las grandes fuerzas para salvarnos.

Al asomarme después a las redes sociales me encontré numerosas expresiones de esa grandeza de nuestra pueblo, algunas de las cuales me atrevo a compartir en Cubadebate, como homenaje a los que con su ejemplo predican la utilidad de la virtud, y también como sacudón a quienes todavía tienen el alma fría ante necesidades y duras realidades.

——————————————♦♦♦♦♦——————————————————-

“Niña y sombrilla en brazos, cartera al hombro y apenas medio dedo libre para pedir botella, taxi, guagua, bicicleta o lo que apareciera… De pronto un auto particular chapa P001-384 marcha atrás: “regresé para recogerte, yo sé lo que sientes ahora mismo”, me decía el chofer mientras su esposa, también con una nena en brazos, me abría desde adentro la puerta trasera. “No me vayas a pagar nada”, me insistió. Y en lo que nos trasladábamos entre Altahabana y el Cerro, hablamos de lactancia materna, pañales desechables y del transporte público. #Síquehaycubanosconvergüenza” cuenta en su página de Facebook la periodista Karlienys C. Padilla

—————————————-♦♦♦♦♦———————————————————–

“Esperaba algún transporte para irme al trabajo y de pronto paró Emilio Cabrera, él es chofer de un micro del grupo electrógeno EMER. Emilio montó a los que allí estábamos, alguien preguntó cuánto es y él respondió: ´gratis hermano gratis, esto es por la patria´”, testimonia la colega Glenda Torres Ramos con foto de su salvador incluída.

——————————————-♦♦♦♦♦———————————————————
“La solidarida genera solidaridad. Los cubanos somos únicos en el mundo. Tal es así que en más de 60 años los Estados Unidos han intentado doblegarnos y no lo han podido, así que ahora mucho menos lo lograrán ante un pueblo más unido, solidario y fortalecido. Hoy las Yutong de la Empresa de Construcción y Montaje del Proyecto Mariel se detenian en las paradas y sin costo alguno permitían montar a los pasajeros. Así somos los cubanos solidarios, damos lo que tenemos no lo que nos sobra. PENSAMOS COMO PAÍS. LA HISTORIA CONTINÚA”, postea Arián Ramos Gutiérrez y pone testimonio gráfico.

——————————————-♦♦♦♦♦———————————————————
Aline Marie Rodríguez cuenta en su muro de Facebook: “El chofer paró y recogió a 17 personas rumbo a Alamar. La solidaridad del cubano siempre!!!! Vehículo del @BanmetCuba. Luego cogí botella en un carro de @CubaMINREX y en una camioneta de @TransturCuba!!!! En las paradas no había amarillos o policías, los choferes se detenían voluntariamente!!! #SonTiemposDeSolidaridad #AdoptaUnTranseúnte”

——————————————-♦♦♦♦♦———————————————————
Y si fueran pocos los ejemplos de estos días, el Gobierno no sólo convoca, habla, chequea, sino que también da el ejemplo. Un amigo cogió “botella” con el Ministro de Industrias, un hombre que nunca olvida su humilde origen en tierras pinareñas, donde no conoció la corriente eléctrica hasta los 13 años, y después batalló mucho porque las más de 10 mil casas en el país que quedaban sin servicio eléctrico, por estar en lugares aislados, accedieran al mismo a través del uso de paneles solares. Así dejó el amigo su testimonio en Facebook del “aventón ministerial”:

Esa generosidad de muchos, el agradecimiento de los beneficiados, la admiración colectiva por la respuesta la palpé ayer también en paradas de las avenidas y calles por donde transité en el día y también pude hacer mi modesto aporte a este empeño colectivo de vencer las dificultades.

Tiene razón mi amigo Néstor; hay muchas historias de solidaridad, en estos días difíciles, que merecen ser contadas. La Revolución ha forjado en nosotros nobles sentimientos que afloran en tiempos duros y nos hace sentirnos orgullosos de lo que somos. Un pueblo así no puede ser derrotado por el odio ni la furia del adversario, por muy poderoso que sea.

A quienes les falte sensibilidad, que es faltarle alma, que la culpa les pese y la sociedad los condene moralmente. Sigamos pensando con el corazón, que es pensar como país.

Meme que circula ahora por Facebook

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *