Un mundo de conquistas y desafíos

Si cada 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud, devino tribuna y trinchera para millones en el planeta en reclamo de derechos negados por sus gobiernos, la juventud cubana, en cambio, tiene un mundo de conquistas que defender e infinidad de razones para celebrar, como ha ocurrido en diversos escenarios del territorio pinero.

Foto: Archivo

Este viernes 13 de agosto amaneció alegre, después de los encuentros convocados para esperar el aniversario 95 del natalicio de Fidel, devenido inspiración para hacer más y dedicarle al eterno joven rebelde, hechos, obras y resultados dignos de su grandeza y dignidad.

Difícilmente otro lugar de Cuba él visitara con tanta frecuencia. Así era su desvelo por hacer a la olvidada región parte activa de la nación y la humanidad y no ya más cárcel ni abandono ni saqueo ni casino yanqui. Él como nadie descubrió las potencialidades de la ínsula e irrigó futuro con industrias, caminos, nuevos poblados e infinita confianza.

Por eso varias generaciones de pineros agradecemos las utopías que en Isla de la Juventud él hizo realidad y porvenir, laboratorio y campo del hombre nuevo, labranza para todas las edades, enseñanza sin fronteras y optimismo a los cuatro vientos.

Junto a su tropa de vanguardia el bisoño líder de la Revolución hizo aquí fecunda academia de lucha a la prisión antes del triunfo y tras el cual convirtió en escuela, museo de viva historia, Palacio de Pioneros y lección para todas las generaciones.

Y como si no le bastara su hazaña guerrillera y su victoria estratégica ante el mayor imperio del planeta, libró al terruño de latifundistas y mafiosos, levantó fortaleza frente a agresores, desafió huracanes, movilizó columnas de trabajo, trazó y siguió al detalle colosales planes de desarrollo, abrió horizontes, erigió centros educacionales para otros pueblos y trocó el anhelo de los muchachos por nombrarla Isla de la Juventud, cual símbolo de sus verdaderos conquistadores, como reto para continuar creciendo junto a su obra.

Y así sigue siendo en la Revolución hecha entre todosy calificara el eterno joven rebelde “más grande que nosotros mismos” e imbatible en la guerra que se nos hace llena de odios, mentiras y agresiones de todo tipo.

Pero ante los nuevos y enormes desafíos alertaba el propio Fidel en su reflexión La llama eterna, del 31 de julio de 2007: “La lucha debe ser implacable, contra nuestras propias deficiencias y contra el enemigo insolente que intenta apoderarse de Cuba”.

95 Cumpleaños Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *