Un helado para refrescar

Helados

Son muchas las personas que buscan encontrar en sus comidas ese sabor dulce que los eleva a otra galaxia. La dulzura de los postres es perseguida por no pocos fanáticos. Una de los preferidos por chicos y grandes es el helado.

 

 

 

 

En los días de verano nada mejor para refrescar del incesante calor. Se puede consumir en diferentes formas, sabores, colores y combinar con los más variados postres.

Su origen es incierto, pero todo indica que surgió hace miles de años cuando los chinos mezclaban la nieve de las montañas con miel y frutas. Los Califas de Bagdad también mezclaban la nieve con zumos de frutas en lo que ellos llamaban “Sharbets”.

Fue Marco Polo el que los introdujo en Europa en el siglo XIII, y fue precisamente quien inspiró el nombre de uno de los helados más populares: los polos.

Según la Asociación Internacional de Productos Lácteos, el ranking de países que más consumen helado lo encabeza Nueva Zelanda, donde cada habitante llega a tomar 26,3 litros de helado al año. En España, no estamos ni en el top ten ya que apenas consumimos 6,5 litros per cápita. El sabor que más se consume es vainilla.

Una de sus características es que nos pone de buen humor. ¿Por qué? La razón es muy sencilla, no hay de nada de magia en ello.
Contiene triptófano, un aminoácido que nos calma y reduce la agresividad, aumentando la producción de serotonina (la denominada hormona del bienestar).

De acuerdo con el Libro Blanco de los Helados, editado por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, los helados que tienen como ingrediente base la leche presentan un valor nutritivo significativo por su alto contenido en proteínas y su riqueza en aminoácidos esenciales. Además, son ricos en calcio, algunos al mismo nivel que un vaso de leche.

En cuanto a la vitamina B2, el consumo de 100 gramos de helado de leche puede cubrir entre un 10 y 15% de las necesidades diarias, tal y como afirman sus autores. Y también suelen contener vitamina A.

Sabías que a pesar de tener una baja temperatura puede llegar q freírse sin que se derrita. Pues sí. El helado frito es un postre que suele elaborarse tomando una bola de helado a temperatura muy inferior a la habitual, rebozándola en huevo crudo, cubriéndola con copos de maíz o galletas trituradas y friéndola levemente.

El cono de helado más grande del mundo medía 2,81 metros. Lo lograron dos italianos, Andrea Andrighetti y Mirco Della Vecchia, en 2011. Llevaba 700 kilos de chocolate blanco y cientos de barquillos y fue creado por siete expertos artesanos heladeros.

¿Te imaginas con tanta cantidad de helado?

helados

helados

Tomado del Periódico Guerrillero

 

Curiosidades
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *