Un engendro llamado Trump

Esta semana el flamante presidente de los Estados Unidos en medio de su baja en las encuestas frente a varios pretendientes demócratas, lanzó su candidatura por la reelección nada menos que en el cubil de la mafia anticubana de La Florida.

Durante su discurso de presentación el querellante con amigos y enemigos, volvió a referirse a Cuba y Venezuela, en su aferrado afán de destruir ambas revoluciones.

En el caso nuestro ya tiene sobrados hechos para saber que el proceso revolucionario cubano es irreversible y toda medida, como el recrudecimiento del bloqueo con la puesta en vigor del título III, solo acrecentará nuestro espíritu de lucha y de victoria.

Sepa el señor de los aranceles y presiones de todo tipo que jamás dejaremos de apoyar al pueblo venezolano, y de estar junto a ese país en su justa lucha por su soberanía, con su legítimo presiente Nicolás Maduro Moros al frente de esa batalla, que continúa la senda latinoamericanista y antimperialista que lideraran Martí y Fidel en sus respectivas etapas.

Al parecer los imperialistas olvidan las muestras de solidaridad a lo largo de estos años de Revolución, mantenidos por más de seis décadas y demostrativos de la política de principios asumidos por los cubanos.

No en balde el inquilino de la Casa Blanca escogió un escenario favorable para lanzarse a la contienda electorera, aunque más del 50 por ciento de los hispanos, aseguran las encuestas, no votarán por él en los comicios del 2020.

Con relación a la Mayor de las Antillas, cabe recordarles a los trasnochados yanquis que por estos días, precisamente el 14 de junio, recordamos a dos paladines de nuestra gesta libertaria: Ernesto Guevara de la Serna y Antonio Maceo Grajales.

El primero símbolo del internacionalismo proletario, intachable en su proceder como revolucionario de América y del mundo y que alertó que al imperialismo no se le podía dar ni un tantito, en clara expresión de total desconfianza de esos arrogantes halcones que siempre van a actuar contra los pueblos.

Mientras que el segundo, fue y es símbolo de la intransigencia ante todo intento contra la independencia de Cuba, como lo demostró en la Protesta de Baraguá, hecho calificado por José Martí como lo más glorioso de nuestra historia.

Y hoy como le dijo el Lugarteniente General del Ejército Libertador al jefe español ante los ofrecimientos de paz sin independencia ni abolición de la esclavitud, le decimos al prepotente imperio: ¡no, nos entendemos!

  • Principales cambios de política de Donald Trump hacia Cuba después del 16 de junio de 2017:
    • Aumentan restricciones de viaje para recrudecer la prohibición del turismo de los Estados Unidos a Cuba.
    • Refuerza el bloqueo de los EE.UU. contra Cuba.
    • Los viajes con fines educativos no académicos se limitan y se establece que sean en grupo.
    • Se prohíbe el viaje individual autodirigido permitido por la administración Obama.
    • Limita las actividades económicas con empresas vinculadas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
    • Restringe las posibilidades de negocios con las empresas públicas de Cuba, donde labora la mayor parte de los cubanos.
    • El 2 de mayo de 2019 se aprueba el derecho de demanda en Título III

Trump rompe el silencio. Noticias Telemundo entrevista en exclusiva al presidente de Estados Unidos.

Isla de la Juventud Opinion
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *