Un día que celebramos con amplio acceso al agua

Tomado de Internet

El Día Mundial del Agua, este 22 de marzo, lo puede celebrar la Isla de la Juventud con más del 98 por ciento de la población con cobertura de abasto de agua, con la calidad requerida y accesible a todos por igual.

A partir de la rehabilitación del acueducto en la capital local y otras comunidades, como parte del Plan de Desarrollo Integral, los pineros han recibido significativas mejoras en ese importante servicio, sin la más mínima incertidumbre de la mercantilización de ese recurso natural por las grandes transnacionales que hoy empobrece al orbe, amenaza la supervivencia de millones de personas e impide el desarrollo de naciones enteras.

Hace apenas unos días Inés María Chapman Waugh, viceprimera ministra de la República de Cuba, en reunión de alto nivel sobre la aplicación de los objetivos y metas relacionados con el agua de la agenda 2030, llamó a cesar ese turbio negocio de los recursos naturales por las empresas del capitalismo salvaje.

Proponía, en cambio, crear fondos y mecanismos financieros para la movilización de recursos tecnológicos con vistas al incremento de la cobertura de agua potable, el saneamiento ambiental y el manejo sostenible de ecosistemas para el bienestar de los pueblos.

Al calor de la jornada mucho se ha alertado que para los próximos 50 a 100 años la predicción es que lloverá menos, ello implica ahorrar e invertir para paliar las consecuencias climáticas anunciadas.

A pesar de haber sufrido las derivaciones de fenómenos como intensas sequías e inundaciones, los resultados no han sido peores para los cubamos debido a la infraestructura creada por la Revolución bajo la dirección de Fidel, quien diseñó la Voluntad Hidráulica, de la cual el territorio pinero es buen ejemplo.

Aun cuando mostramos logros, Cuba enfrenta desafíos derivados de su condición de Pequeño Estado Insular en Desarrollo y del criminal bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de Estados Unidos, principal obstáculo para alcanzar mejores resultados que limita el acceso del país a financiamientos externos, nuevas tecnologías y otras capacidades en esta esfera.

La Constitución cubana reconoce el derecho del acceso al agua y al saneamiento para todos, sustentado en políticas públicas y en la Ley de las Aguas Terrestres, que ordena su gestión integrada y sostenible.

Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *