Un debate verde olivo y comprometido

Un gran número de debates tuvieron lugar en las unidades militares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y del Ministerio del Interior (MININT) en la Isla de la Juventud, como parte del proceso de consulta popular del proyecto de Constitución de la República de Cuba, el cual incluyó las opiniones de oficiales, soldados e integrantes del Sindicato de Trabajadores Civiles de la Defensa en estas instituciones.

A diferencia de otros estados donde se les niega el derecho al voto, los militares cubanos son partícipes activos de la discusión de las decisiones trascendentales que se analizan con las masas, como ha ocurrido en la consulta popular, inédita en el mundo.

Al respecto, la Mayor Maribel Pupo, jefa de la Sección Política en la delegación del MININT, explicó que el proceso transcurrió con normalidad, transparencia, bajo la certera conducción de los dúos, que aclararon las dudas de los participantes y recogieron sus planteamientos, que en sentido general respaldaron los avanzados conceptos introducidos en la propuesta de Carta Magna y la ampliación de los derechos de los ciudadanos.

Agregó que en los debates hubo más de 600 intervenciones, de las cuales alrededor de 200 fueron propuestas bien argumentadas.

Por su parte el Teniente Coronel José Antonio Moizó Serrano, jefe del Organismo Político del Sector Militar Especial de las FAR aquí, subrayó que las reuniones concluyeron el pasado septiembre con un alto índice de participación, emitiéndose más de 120 planteamientos que apoyan el texto constitucional en consulta. Los participantes resaltaron el papel primordial de la instrucción militar como parte de la doctrina de guerra de todo el pueblo, devenida en nuestra filosofía de lucha.

Los más jóvenes protagonizaron importantes intercambios acerca del documento, que previamente estudiaron con mucho interés, en el cual resaltaron la presencia del legado del Comandante en Jefe Fidel a través de su concepto de Revolución contenido en el preámbulo. Los espacios de discusión constituyeron la reafirmación de fidelidad a la Patria socialista y a la confianza depositada en los combatientes por el Partido, el Gobierno y el pueblo.

Contribuyeron a garantizar la calidad de las reuniones y sus propuestas una buena organización de la consulta en ambos organismos como la creación de comisiones para asegurar la preparación y de grupos de trabajo para la transmisión efectiva de la información, la preparación de los dúos que condujeron en proceso y la distribución de los materiales necesarios, así como estudiar la intervención del secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta Álvarez, en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Como caguairanes enraizados en el corazón de la nación que defienden, los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior y los trabajadores civiles del sindicato de la Defensa ratificaron la misión encomendada en el proyecto de Constitución: “velar y mantener la independencia y soberanía del Estado, su integridad territorial, su seguridad y la paz”.

Otras de la Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *