Un banco atesora sangre, gratitud y sueños

Foto Banco de Sangre Isla de la Juventud

El Banco de Sangre Municipal Roberto Hernández Smith apuestan por el futuro sin dejar de recordar a quienes han contribuido a lo que son hoy: uno de los colectivos más destacados del país, logrado por la labor sostenida junto a los Comités de Defensa de la Revolución en favor de salvar vidas.

Entre las novedades allí está el aula de la carrera de ciclo corto –tres años–, de Técnico Superior de Análisis Clínico y Medicina Transfusional, de Ciencias Médicas, y una de sus asignaturas la imparte la Licenciada Yusimí Vera Fernández, trabajadora del Banco.

Pero ese colectivo, que además de sangre y sueños atesora gratitud a guías inmortales, sacó tiempo este lunes para homenajear a José Martí, a su mejor discípulo, Fidel, y recordar a Roberto Hernández, junto a representantes de la Dirección de Salud Pública, donantes voluntarios de sangre, trabajadores y familiares de quien fuera por más de cuatro décadas uno de sus más consagrados trabajadores y director por 30 años.

Los participantes repudiaron los actos vandálicos de delincuentes pagados por el gobierno de Estados Unidos contra bustos del Héroe Nacional y reafirmaron el compromiso de continuar brindando un servicio de calidad que es la mejor manera de rendirle homenaje al Apóstol y a Robertico, como lo llamaban sus compañeros de trabajo y los donantes, cuya noble tropa él también integró.

Se reconoció que sus desvelos en la labor integrada y sistemática del colectivo con los CDR, comunidades, centros laborales, instituciones educacionales, permitieron significativos aportes a la asistencia médica hospitalaria y a la industria biofarmacéutica cubana dedicada a producir medicamentos para curar o aliviar diversas enfermedades.

El Banco de Sangre Municipal Roberto Hernández Smith, hoy remodelado y con más de medio siglo de trabajo, diversifica servicios, busca variantes para llegar hasta los barrios pineros y logra los mejores resultados a nivel nacional al estar entre los primeros en sobrecumplir el plan de tres mil donaciones en el 2019 y garantizar de forma sistemática lo previsto para cada mes tanto de plasmaféresis como de sangre total.

Para el presente año el colectivo tiene entre sus retos además de continuar sus aportes y su labor docente, la captación de nuevos donantes y el trabajo integral con los médicos y enfermeras de la familia, para que estos profesionales ganen más en conocimientos y entiendan mejor la importancia de promover en sus áreas el interés por las donaciones de ese líquido y tejido conectivo especializado.

 

Isla de la Juventud José Martí
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *