Trump aprieta pero Cuba resiste

Tomada de Internet

En su desesperación por ver sucumbir al pueblo cubano, la administración Trump aplica nuevas medidas que recrudecen aun más el cruel bloqueo impuesto a los cubanos. Como respuesta nos abrimos camino hacia la negociación y la colaboración con diferentes naciones en esferas vitales, como bien lo demuestra el recorrido realizado por países de Europa de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de la República de Cuba, donde también consolidó lazos de amistad.

Pone el mandatario norteamericano sobre el tapete la imposición a Cuba de la regla del diez por ciento, consistente en denegar cualquier reexportación al país de artículos extranjeros que contengan más de un diez por ciento de componentes estadounidenses y prohíbe la totalidad de los vuelos, desde ese país, con excepción de La Habana, demostrando en su política imperial que el intento de asfixiarnos es a toda costa y a todo costo.

La estrategia utilizada ha sido extrema; tanto es así que suman 187 las medidas salidas de su gobierno con el fin de provocar catarsis aquí y de paso congraciarse y responder a la presión de los electores republicanos en lo fundamental de La Florida.

¿Los pretextos? muchos y variados, pero sin fundamento racional y desmedida obstinación, pues al parecer no aprenden la lección porque mientras más son los ataques, se agranda la coraza de principios y resistencia de las familias de esta tierra.

Por solo mencionar un ejemplo de su anacrónica y genocida política, el hecho de confiscar, prohibir y sancionar a las empresas exportadoras de petróleo hacia Cuba es no solo obsoleto, sino también ineficaz, pues ya se utilizó en los primeros años de la Revolución, justamente desde el primero de octubre de 1962 durante la presidencia de Kennedy, sin resultado alguno en sus planes de rendirnos, como bien recordaba en el espacio televisivo de la Mesa Redonda este miércoles, el periodista Lázaro Barredo, pero que ahora desde el pasado mes de abril esa persecución y acoso la desempolvaron y vuelven a aplicarla contra barcos, armadores, compañías y gobiernos.

Sin variar los métodos las autoridades de Estados Unidos arrecian el bloqueo hasta lo absurdo desoyendo el repudio del mundo. Víctimas de su estrategia atrasada son en la actualidad 39 naciones, pero el ensañamiento contra los cubanos no tiene precedentes.

Crecen en el orbe y dentro de su misma gente las voces en su contra, en declaraciones de legisladores y organizaciones. Cuba, de seguro, vivirá otra victoria cuando en los próximos días seis y siete la Asamblea General de la Onu trate el tema una vez más.

Pero nuestra mayor victoria la libramos a diario sosteniendo la Revolución que, con su pueblo y sus trabajadores, seguirá buscando alternativa a la pieza o materia prima que no dejan entrar al país.

Donald Trump aprieta y aprieta pero Cuba resiste y se burla de cada apretón de tuerca en ese cerco tan descomunal como inoperante.

Isla de la Juventud Opinion Política
Yojamna Sánchez
Yojamna Sánchez

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *