Tributo desde La Fe a Eusebio de todos los cubanos

Hay hombres que hasta después de muertos dan luz de aurora, dijo el poeta, y cuando por estos días en la Casa de la Cultura de La Fe inscribimos nuestros nombres en los libros que honran al Doctor Eusebio Leal Spengler, tenemos la impresión de que las hojas resplandecen, de que la luz de un sol naciente ilumina este momento para nada aciago y sí de resurrección.

Hasta este solemne lugar habilitado, además, con flores y fotos en el segundo poblado de la Isla de la Juventud, al igual que ocurrió en la capital local y La Demajagua, llegaron jóvenes, ancianos, hombres y mujeres, profesionales, obreros, campesinos y estudiantes provenientes también de comunidades aledañas, todos con el deseo de dar un adiós más personal, un hasta siempre al Historiador de La Habana, al historiador de las ciudades y obras patrimoniales de Cuba.

Quienes acudieron no solo estamparon su firma, de igual forma hablaron de que se despedía a un gran hombre, una persona de mucha cultura, cuyas enseñanzas contribuyen a la educación de las futuras generaciones, e intercambiaron del compromiso de los jóvenes de preservar ese patrimonio por el que tanto luchó por proteger.

Eusebio amó a la obra del prójimo que le antecediera como a sí mismo y fue un católico ferviente que, sin embargo, contra toda norma de su fe, permitió la inesperada incineración de su cuerpo cuando según el presentimiento bíblico debía volver al polvo.

A la nueva vida que nos trae el recuerdo de Eusebio están sus obras logradas a distancia en esta Isla no por sus brazos, sino por los muchos brazos agradecidos que aquí replican los suyos, enarbolan la historia e hicieron posible iniciar el rescate del Cementerio de Columbia, declarado Monumento Nacional el pasado año, y en breve harán rebrotar de sus cimientos al ingenio azucarero de La Esperanza.

Así de forma sentida rindieron y rinden tributo póstumo los pineros al doctor en Ciencias Históricas Eusebio Leal Spengler (1942-2020) y al revolucionario distinguido por su verbo elocuente y acción edificadora.

 

 

 

 

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *