Tres jefes, una sola pasión

Foto: Internet

Eran 18 las personas sentadas a la mesa debajo del framboyán del patio de la casa del ingenio La Mejorana –actual municipio santiaguero de San Luis– donde se encontraron los tres grandes jefes cubanos de la Independencia junto a varios mambises.

Estaban Máximo Gómez en el centro, José Martí a su derecha y Antonio Maceo a la izquierda.Sin tropas ni armas viajan para pelear en la Guerra Necesaria por órdenes del Partido Revolucionario Cubano, fundado por el Apóstol.

Aquel cinco de mayo de 1895 los tres líderes de la Revolución al reunirse en esa residencia, aunque tienen diferencia de criterios en la forma de organizar la lucha, sí asumen una actitud unitaria pues se tratade la defensa de ideas, convicciones y una gran pasión con la causa de la libertad de Cuba.

En las anotaciones escritas por Martí en su diario de campaña plasma que fue una reunión tensa: “(…) Maceo tiene otro pensamiento de gobierno: una junta de los generales con mando, por sus representantes, y una Secretaría General (…)”. Esto resulta inadmisible para Martí que aspiraba a un equilibrio de poderes.

Los estudiosos del tema deducen por intermedio de lo leído en el diario martiano que las viejas contradicciones de la Guerra los Diez Años y la Guerra Chiquita, entre el poder civil y el militar, aún estaban a flor de piel. El Titán de Bronce estimaba que primero había que ganarle la guerra a España antes de pensar en la existencia de un gobierno civil en plena manigua.

El Generalísimo en esta ocasión apoyaba las ideas del Delegado. Finalmente, a pesar de las discrepancias por haber convocado Martí

y Gómez una Asamblea de Delegados para formar gobierno, Maceo terminó subordinando su criterio al punto de vista de ellos y se declara partidario de enviar cuatro delegados por la provincia de Oriente.

Los tres dirigentes revolucionarios ven la necesidad de materializar la Campaña Invasora con el objetivo fundamental de incorporar a todo el país a la lucha por la liberación nacional.

Esta es una lección que los cubanos debemos tener siempre en cuenta y estar listo a defender la unidad de acción por encima de todas las cosas como lo acabamos de demostrar en las recién finalizadas Elecciones Generales desde la base hasta el paso final de Constitución de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su IX Legislatura, la elección del Consejo de Estado y del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

A pesar de que tengamos muchas carencias materiales a causa del bloqueo del Gobierno de los Estados Unidos, la independencia nacional que garantiza nuestra existencia como nación no se negocia porque ese es un bien conquistado con sudor y sangre.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *