Trabajo, entre la necesidad y el deseo

Sabido era que una vez iniciada en Cuba la Tarea Ordenamiento, paso indispensable para avanzar en la estrategia económica del país, con el incremento salarial y la eliminación de gratuidades y subsidios, más personas se incorporarían al trabajo.

A dos meses de la implementación, muchos cubanos sin vinculación laboral han decidido buscar cómo ganarse el pan nuestro de cada día.

La Isla de la Juventud, como el resto del país, ha visto un incremento en el número de personas que acuden a la Dirección Municipal de Trabajo y Seguridad Social, aunque su tasa de desocupación es baja, solo de 0,2, mas todavía existen quienes se muestran insatisfechos con lo ofertado y manifiestan que no cumplen sus expectativas.   

Desde el primero de enero hasta el cierre de esta semana 973 pineros se personaron en la institución y 870 aceptaron las propuestas tanto del sector estatal como del no estatal con números positivos en la cantidad de menores de 35 años (363), según datos brindados por Noris Guedes Ulloa, subdirectora de Empleo de esa Dirección.

Es cierto que han motivado al trabajo lo atractivo de los nuevos salarios y la seguridad del pago mensual al ocupar una plaza; además, el hecho de que hayan cerrado algunos negocios particulares o sus dueños optasen por tener menos trabajadores, por lo cual no pocos se han movido del sector cuentapropista al estatal.

Algunos de los que visitan la Dirección piensan que se trata de ir allí y habrá para escoger, lo cual no es tan así. Las ofertas se derivan de la necesidad del territorio, su desarrollo y las entidades, a partir de su presupuesto y los análisis para reducir gastos y elevar la eficiencia, ajustan plantillas y dan a conocer lo que les hace falta. 

Hay de todo, unos no están calificados, mientras otros expresan “casi siempre lo que hay es agricultura”; precisamente se potencia el sector productivo como contribución directa a una de las prioridades de la nación, la producción de alimentos.

De cualquier manera el Municipio exhibe cifras favorables en el tema, pero debemos hacer más para brindar nuevas oportunidades e incorporar a todo el que lo desee y esté apto, para que mejore su economía y contribuya con la nación.

Los pineros están movidos por la necesidad personal y el deseo de aportar, ser útil. Vive el territorio un buen momento con la Tarea Ordenamiento y la voluntad de la dirección del país de apoyarlo para que logre su autonomía y sostenibilidad en renglones claves.

La  proyección del trabajo debe ser territorial y es ahí donde son válidas las iniciativas como el impulso de proyectos que generen empleo, lo cual es beneficioso por partida doble.

Isla de la Juventud Opinión Ordenamiento
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *