Tecnología y compromiso en el arroz

Para nadie es un secreto lo que representa el arroz en la dieta del cubano, el día que falta el grano prácticamente se convierte en un problema la cocina y la hora de cenar.

Semilleros en las casas de cultivo de la Empresa Agroindustrial
Foto: Yuniesky La Rosa

En la Isla la producción de este demandado alimento, a cargo de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Granos perteneciente a la Empresa Agroindustrial Jesús Montané Oropesa, tiene lugar en la actualidad en tres polos productivos: las terrazas de Julio Antonio Mella, Sabana Grande y donde operan las máquinas de riego de la comunidad agrícola Orlando Gutiérrez (31), todo como parte del Plan de Desarrollo Integral.

COSECHA Y SIEMBRA

Hoy los trabajadores de dicha UEB permanecen inmersos en el proceso de cosecha y siembra de la campaña de primavera, con un plan de plantar en este año en dos rotaciones 901 hectáreas (ha) ya contratadas, más el compromiso adquirido con el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca, de llegar a 1 050 ha.

Según destaca Wilter Peña Ricard, director de la UEB Granos, de las 850 ha planificadas para la campaña de primavera, incluyendo el compromiso, están sembradas 491 y continúan laborando en la preparación de tierra para culminar lo pactado antes del diez de agosto, fecha de cierre de la contienda.

Precisó que para concretar dicho plan trabajan fuerte en la puesta en marcha de la maquinaria. “La División Tecnológica del Arroz nos apoyó mucho con el equipamiento –señaló Peña Ricard–, hoy tenemos activa acá la brigada de Matanzas, mientras la de Pinar del Río no ha podido arribar al territorio por la compleja situación sanitaria del país, aunque ya los dos equipos están aquí.

“En Sabana Grande trabajaron en la nivelación de suelos con equipamiento de tecnología láser asignado, aunque no hemos dado total cumplimiento a esa tarea por la afectación de las lluvias, pues tenemos indicado y recomendado que las nivelaciones deben hacerse en secano, sobre todo en campaña de frío.

“No obstante, los equipos permanecerán en el Municipio con el propósito de continuar esta labor, como uno de los aspectos que más inciden en el cultivo por el desnivel de los suelos aquí”.

El método de trasplante en la siembra de arroz llegó a Julio Antonio Mella
Foto: Yoandris Delgado

MÉTODO DE TRASPLANTE LLEGÓ PARA QUEDARSE

La utilización de novedosas tecnologías se aplica en la siembra, en Sabana Grande, por ejemplo, emplean el método de trasplante. “Hemos sembrado alrededor de 32 ha por ese procedimiento, una técnica que posibilita obtener mayores rendimientos con menores gastos, fundamentalmente en la semilla.

“Usamos esta práctica también en Mella con una postura en buen estado, pretendemos hacerlo con tres productores y ya comenzamos con Ricardo del Toro, conocido por el Fino”.

Este productor elogió ese sistema que permite un considerable ahorro de tiempo, semilla y mano de obra.

La postura se halla en buen estado
Foto: Yoandris Delgado

“El método no es nuevo, con anterioridad se hacía de manera manual –asegura el Fino– ahora con nuevas tecnologías te ayuda en el desarrollo de la siembra, es más rápido. Esta variante lleva la postura hecha a diferencia de bolear el arroz. Te adelanta de 20 a 25 días la siembra y en una caballería que se consume entre 35 y 40 quintales de semillas, con esta técnica solo gastamos entre siete y ocho con superior rendimiento.

“Considero que llegó para quedarse, en esta oportunidad quiero ‘llegarle’ a una caballería, la máquina adelanta bastante en un día hace lo que de forma manual demoraría cuatro o cinco, además es una siembra uniforme y ahorra una aplicación de herbicida.

“Es la primera vez que cultivo así, di el paso porque vista hace fe, aquí estamos acostumbrados al boleo y hasta que no demostremos que de esta manera es mejor no nos decidimos”, sentenció.

Respecto a la cosecha hubo afectaciones en el polo de Julio Antonio Mella, a partir de la escasez de agua en la campaña de frío que causó bajos rendimientos.

De igual manera se evidenció un manejo deficiente y pobre atención cultural constatada en el enyerbamiento en los sembrados y canales. Sin embargo usufructuarios como el Fino y Abelino destacan la buena calidad del arroz obtenido.

Por su parte en Sabana Grande comenzó la cosecha en 40,26 ha, con un rendimiento hasta la fecha por encima de tres toneladas por hectárea, con un producto de loable calidad.

Los pineros se ocupan de producir su propia semilla. “El plan es de 40,26 ha –especifica Wilter–, identificamos a dos productores en Mella para este fin, con una semilla de calidad, clasificada, sin impurezas, con las pruebas realizadas, además pretendemos cultivar también en Sabana Grande.

“El Municipio necesita para la contienda 160 toneladas y en la actualidad el país la ha proporcionado, pero la intención es producir acá nuestra semilla”.

INVERSIONES, INDUSTRIA, MAQUINARIAS…

Continúa en Julio Antonio Mella la faena en el llamado tranque de la 52, obra que dará garantía de agua para explotar con más eficiencia  esa zona que sufre la sequía, sobre todo en la campaña de frío cuando apenas pueden aprovechar alrededor del 30 por ciento de las áreas por dificultades con el riego, que es esencial.

“Tenemos un atraso en el tranque de 5 500 metros cúbicos de tierra que deben arrojar allí y la construcción del aliviadero. La obra está conciliada con el Ministerio de la Construcción, pero hoy no poseen equipamiento para la tarea”.

La industria por su parte es vetusta y es por ello que para garantizar su óptimo funcionamiento requiere de constantes acciones de mantenimiento. En ese sentido el molino recibió uno integral, se le realizaron ajustes y colocaron accesorios que no estaban funcionando para mayor calidad del molinado.

Allí existen tres secaderos con un rendimiento de 18 toneladas por jornada y un cuarto asignado que incrementa la capacidad de secado. El montaje de este último está previsto en agosto con una brigada que debe arribar a finales de julio.

“Los tres secadores están en puesta en marcha con todo el funcionamiento de los quemadores, uno de los elementos con deficiencias. Ejecutamos, además, un cambio de obra en el montaje de las pizarras electrónicas, pues se humedecía demasiado el sistema y obstruía el arranque de esos equipos, que se extendía de 72 a casi 120 horas sin trabajar cuando llovía.

“A la electrificación de los segmentos hidráulicos también le pasamos la mano principalmente en el techado donde corría bastante agua por las paredes, ahí en algunos segmentos ya está solucionado ese problema”, concluyó.

Indudable es el esfuerzo hecho para impulsar la producción de arroz, sin embargo urge solucionar los flecos que aún persisten en el sistema, para lograr concretar el propósito de que el Municipio se autoabastezca del imprescindible grano y que a la hora de la cena no falte en la mesa de los pineros.

La Ruta 2021 Suplementos
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *